Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Façana Marítima, vuelve el sueño

Ahora que tenemos pasarela y que se licita el ‘tercer fil’, hablar de Façana Marítima estimula el escepticismo

Diari de Tarragona

Whatsapp
Tarragona vuelve a impulsar el sueño de la Façana Marítima. LLUÍS MILIAN

Tarragona vuelve a impulsar el sueño de la Façana Marítima. LLUÍS MILIAN

El sueño de la Façana Marítima de Tarragona resurge otra vez con renovados bríos. Un grupo de empresarios, arropados por un equipo de técnicos entre los que se encuentra el presidente del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya en Tarragona, Joan Tous, impulsa un proyecto que bajo el nombre de La Rambla de Mar pretende alcanzar la añorada relación entre la ciudad y el Mediterráneo, un amor eterno que, por una razón u otra, nunca ha podido concretarse. El proyecto, que pretende conjugar la iniciativa pública y la privada, fue presentado ayer en el marco de una sesión sobre Infraestructuras que transforman las ciudades, organizada por la Fundació Tarragona Smart Mediterranean City. El proyecto es sumamente ambicioso. El primer objetivo y condición sine qua non para llevar a cabo la transformación de la ciudad es trasladar el transporte ferroviario por el interior, tanto de mercancías como de pasajeros. Con ello se liberaría el espacio sucifiente para crear una nueva centralidad urbana, el barrio de la marina, que abriría Tarragona al mar. La recuperación de la Savinosa, la Tabacalera y la Ciutat de Repós sumaría tres polos de atracción a una ciudad que ve el Mediterráneo pero no lo toca. Se trata, en resumen, de lograr lo que otras ciudades, como Barcelona, Bilbao o Santander consiguieron en su día. Como cada vez que se ha pronunciado la palabra mágica de la Façana Marítima la complejidad del proyecto alienta el escepticismo. Ahora que por fin se anuncia la licitación del tercer carril, que permitirá a la industria y al Port la vieja reivindicación de tener ancho europeo; ahora que la pasarela ya es prácticamente una realidad para acceder a la playa desde la Rambla; ahora que lo fácil y posible huele a realidad, volvemos a los sueños. No diremos que no. Tarragona, algún día, tendrá Façana Marítima. Pero ahora que nada se pare.

Temas

Comentarios

Lea También