Más de Opinión

Farta de Soroll

A mí lo que realmente me inquieta es el silencio sobre un centro histórico con un pasado inmediato gris y que ha quedado en el olvido

Núria Riu

Whatsapp
La Plaça del Fòrum.   FOTO: LLUÍS MILIÁN

La Plaça del Fòrum. FOTO: LLUÍS MILIÁN

Empieza el buen tiempo y la Part Alta vuelve a generar titulares. El Ayuntamiento ha decidido ahora cambiar la ubicación de la Fira de l’Aquelarre y ha solicitado a las cofradías de la Semana Santa que ensayen fuera del recinto amurallado. Unos días más de tranquilidad para un barrio que en los últimos meses ha estado sumido en el más absoluto silencio.

Lo preocupante no es que para Santa Tecla la Part Alta esté llena hasta la bandera, o que los vecinos tengamos que cerrar la ventana porque en la plaza de enfrente hacen un concierto. A mí lo que realmente me inquieta es el silencio sobre un centro histórico con un pasado inmediato gris y que ha quedado en el olvido tras un intento de la Llei de Barris que, como todo en esta ciudad, quedó a medias. Tenía cuatro ejes de actuación. Un plan comercial, la mejora del parque de viviendas, programas sociales y la construcción de un gran equipamiento en Ca l’Agapito. Tan solo hace falta caminar por la calle Major y ver los locales vacíos o los andamios que apuntalan la Casa Foixà o Ca l’Ardiaca para constatar el estado deprimente.Y si uno se interesa e intenta buscar un piso verá que la mayoría de los bloques no tienen ascensor, ni certificado energético y mayoritariamente no están en las mejores condiciones. Por no hablar de que durante más de un año no había ni un solo contenedor de reciclaje o los cientos de turismos que cada día entran por el Portal de Sant Antoni sin limitación alguna. Esta también es la realidad de la Part Alta. Que los árboles no nos impidan ver el bosque. No estoy harta de ruido, estoy harta del ruido que oculta una situación que si el Ayuntamiento sigue ignorando llevará al silencio definitivo.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También