Más de Opinión

Felices fiestas. A pesar de todo

No, no son las Navidades que conocíamos. Y, sin embargo, la pandemia también nos ha enseñado que, a pesar de todo, hemos de celebrar la vida

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

No, es obvio que las de este año no son unas Navidades normales. Ni mucho menos. De hecho, serán las mas extrañas de nuestras vidas. La pandemia de coronavirus que tanto nos ha quitado nos ha robado también el espíritu navideño. Y es que resulta muy difícil mantenerlo cuando nos faltan tantas cosas, tantas personas. Si por quitarnos, los expertos en epidemiología hasta nos han aconsejado no cantar villancicos, por aquello de que cuanto más alto se habla o canta más gotículas de saliva se expulsan, y ya se sabe que el contagio se multiplica por los aerosoles. Sin viajes a ver a la familia y a los amigos –allegados, los llaman ahora–, sin discusiones con el cuñado, sin abrazos, sin brindis, sin encuentros callejeros ni en los bares, sin besos… No, no son las Navidades que conocíamos. Y, sin embargo, la pandemia también nos ha enseñado que, a pesar de todo, hemos de celebrar la vida, tan frágil como hemos descubierto que es. Y por eso este año toca cuidarse, toca cuidarnos, los unos a los otros. Para que el sacrificio de no pasar unas fechas tan entrañables con nuestros seres queridos valga la pena, en forma de reuniones con todos ellos en marzo, o en abril, o en mayo… Cuando sea, pero con todos. De verdad, cuídense. Cuiden a los suyos. Y así, cuidarán a todos. Felices fiestas. A pesar de todo.

Temas

  • El Mirador

Comentarios

Lea También