Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Felipe VI y la pitada

La pitada al Himno es una muestra de desafección
Whatsapp

¿Qué pensaría Felipe VI durante el minuto que duró la gran pitada del Nou Camp que casi coincide con su primer cumpleaños como rey? Podría ser algo así:

¡Vaya herencia que me dejó mi padre! Acertó en hacer la transición antes de que Rubalcaba se despidiera y de que Podemos se instalara, pero el problema territorial es enorme. Lo impulsa mi vecino de tribuna, Artur Mas, con el ardor de los conversos, y se aprovechan de que Mariano Rajoy, mi jefe de gobierno, no haga nada excepto hablar de economía.

La pitada al Himno, a la que yo como Rey he respondido serenamente, me parece poco respetuosa incluso hacia los mismos catalanes que se sienten también españoles. Pero es una muestra de desafección que debería oírse en La Moncloa. Hay que buscar una aproximación humana con todos los catalanes.

El PIB, Mariano, no lo es todo. ¿Qué diría Letizia si yo sólo le hablara de economía?

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También