Más de Opinión

¿Final de la época del independentismo?

Son muchos más los que creen que si se hace el referéndum será una chapuza

Salvador Aragonés

Whatsapp

El paseo con baño de multitudes (unos 40.000) que se ha dado Artur Mas, desde el Palau de la Generalitat hasta el Palau de Justícia de Barcelona, fue muy bien organizado, TV3 transmitió en directo todo el recorrido, con anécdotas y emociones. Sobre todo emociones que es lo que el independentismo mueve entre los catalanes.

Personalmente, me pareció ver una especie de repetición, lejana en el tiempo, del ‘acompañamiento’ que recibió Jordi Pujol a pie desde el Parlament hasta el Palau de la Generalitat, el día que recibió la querella por el ‘caso Banca Catalana’. La coreografía no fue tan estudiada, pero las emociones eran mayores.

Esto no va a intimidar a los jueces que van a actuar de acuerdo a la ley sobre ‘los hechos’ que se están juzgando, y no sobre las ‘ideas’, como quieren hacer ver Artur Mas y los suyos.

Algunos –o muchos– dicen que esto es judicializar la política. La política tiene su propio cauce en el diálogo y el entendimiento entre actores diversos que representan ideas e intereses también diversos. Pero cuando la acción política se sale de sus cauces naturales y vulnera la Ley, entonces ya no es política y han de actuar los tribunales.

No voy a hacer, como han hecho algunos medios, un juicio paralelo. No le corresponde al periodista hacerlo, sino explicar al público lo que ocurre en un juicio, con conocimiento de lo que se juzga. ¿Es este un juicio político? Tiene mucho de político, pero lo que se juzga son hechos: el hecho de colocar urnas en la calle para celebrar un referéndum que el Tribunal Constitucional lo había declarado ilegal.

Los que vivimos aquel 9N de 2015 en Barcelona éramos claramente conscientes que había un desafío al Estado español, y un desafío al Tribunal Constitucional, por parte del gobierno de Artur Mas que esperaba ganar la partida por astucia. También había otro desafío, el de Artur Mas contra Oriol Junqueras (líder de Esquerra Republicana). Junqueras había apostado a que Artur Mas no convocaría el referéndum y llegado el día no pondría las urnas. Se equivocó. Con las urnas Artur Mas recibió la investidura oficial de independentista, cosa que le discutían muchos de Esquerra Republicana.

Me sorprende mucho que voces independentistas pedían hasta hace pocos días que no se llegara a este juicio y se suspendiera como ‘acto de buena voluntad’ del Gobierno de cara a un diálogo con la Generalitat. Una vez un procedimiento judicial está en marcha, no se puede parar. Una interferencia del Gobierno en la acción de los jueces sería no solo antidemocrática, sino contraria a la separación de poderes y al estado de derecho. No creo que el exjuez y exsenador Santi Vidal hubiera propuesto algo así. ¿Quieren construir un Estado pero no saben cómo funciona un Estado?

¿Y cómo va a terminar todo esto? En lo que respecta al juicio, en mi opinión habrá una condena –al menos para Artur Mas– de inhabilitación para cargo público. No se hubiera abierto juicio oral si los jueces no hubieran visto que había indicios clarísimos.

Después habrá el juicio a Francesc Homs, pero este es una pieza de caza menor. Queda otro juicio, que es a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, líder en su día de la independentista ANC, organizadora de todos los eventos independentistas de masas en los últimos años.

Y después el referéndum. Son muchos los que dudan que habrá referéndum en septiembre o antes. Y muchos más los que creen que si se hace será una chapuza.

Tras el referéndum habrá elecciones ‘constituyentes’ (¿?), según la hoja de ruta del procés. Tras cuatro años de continua excitación se nota cansancio. La manifestación ayer ante el Palau de Justícia ya evidenció este cansancio, pues había poca gente y fueron muchos los que no quisieron ir y no pocos los decepcionados de todo el procés.

Hay quien cree que el llamado referéndum será el canto del cisne del procés catalán hacia la independencia. Algo se mueve en el subsuelo político catalán.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También