Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fiscales en el candelero

Antoni Coll

Whatsapp

En un juicio dice el fiscal: «Miren al acusado, su mirada torva, su frente estrecha, sus ojos hundidos, su apariencia siniestra». El acusado interrumpe: «Pero bueno, ¿me van a juzgar por asesino o por feo?».

Hay chistes de fiscales, pero ser fiscal no es una broma, y menos en este momento. Lo digo por el tortosino Francisco Bañeres, que será fiscal superior de Catalunya y que se ha propuesto dos metas difíciles: hacer cumplir la ley y restablecer la relación con la Generalitat.

El fiscal más famoso ha sido Emilio Sánchez Ulled, leridano, acusador de Mas, Ortega y Rigau y del Caso Palau, que acabó en sentencia condenatoria para defraudadores y también para Convergència, como él proponía. Ahora se halla destinado en Bruselas, pero no persiguiendo a Puigdemont.

Temas

Comentarios

Lea También