Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Flix sufre los lodos tóxicos y corruptos

La limpieza total del Ebre en Flix es una exigencia inaplazable para borrar uno de los mayores crímenes contra el medio ambiente.

Whatsapp

Cuando parecía que el calvario de la descontaminación del pantano de Flix tocaba a su fin, nos enteramos de que todavía quedan por extraer 79.300 metros cúbicos de lodos tóxicos. Para ser más concretos y reflejar en toda su crudeza la gravedad del hallazgo, no hay más que añadir que entre los materiales contaminantes que siguen en el cauce del río se contabilizan 33 toneladas de contaminantes, la mitad de los cuales son de DDT, un organoclorado que se usó durante largo tiempo como insecticida y que fue rigurosamente prohibido internacionalmente al comprobarse su elevado grado de toxicidad. La lamentable historia de la contaminación del Ebre en Flix no se ha ceñido al desprecio que en el siglo pasado se tenía por el medio ambiente. La indignante gravedad del caso es que incluso los trabajos para la descontaminación del cauce fueron utilizados para tejer una de las más repugnantes redes de corrupción, todavía pendiente de depurar en los tribunales. Acuamed, la empresa pública que se encarga de los trabajos de descontaminación y en cuyo seno urdieron los directivos desaprensivos el negocio corrupto, se ha comprometido con el Ayuntamiento de Flix y la Generalitat a retomar las labores de descontaminación lo más pronto posible. La limpieza total del Ebre a su paso por Flix es una exigencia inaplazable para borrar de una vez por todas una de las mayores vergüenzas que ha soportado este país, a costa de la salud de los ciudadanos.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También