Más de Opinión

‘Forever young’, la batalla por la conquista de la eternidad

¿Curaremos la muerte algún día? En este país de viejos, porque España y Catalunya ya están de edad media casi en los 50, la gran pregunta es: ¿la vejez es una enfermedad más? Y, ¿encontraremos vacuna para tratarla? 

Lluís Amiguet

Whatsapp
Lluís Amiguet

Lluís Amiguet

Estos días voy tarareando Forever Young, aquella vieja canción de Bob Dylan, que cantábamos en los «focs de camp» cuando éramos jóvenes y que resonaba en el «Ara que tinc vint anys» de Serrat. 

Y es que en este país de viejos, porque España y Catalunya ya están de edad media de su población casi en los 50, la gran pregunta es: ¿la vejez es una enfermedad más? Y, ¿encontraremos vacuna para tratarla? ¿Curaremos la muerte algún día? 

¿Por qué hemos alargado la vida tanto, pero hemos sido incapaces de mejorar sus últimos años?

Ya no son preguntas retóricas. Se las hice en su día al genetista del Salk Institute, Juan Carlos Izpisúa, y se las pienso hacer ahora al bioquímico barcelonés Manuel Serrano, nuestro otro crack mundial en combatir la vejez. Y es que ambos han sido fichados por cifras que parecen del fútbol para Altos Labs, una empresa de Silicon Valley que ya reúne a los mejores investigadores del envejecimiento del mundo. Van a intentar hackear el procesador biológico que convierte el algoritmo de la edad en efectos degradantes en nuestro cuerpo.
Entre los que financian la empresa se encuentra el fundador de Amazon, Jeff Bezos, o el inversor en tecnología Yuri Milner, junto al creador de Facebook, Mark Zuckerberg, entre otros. 

Izpisúa ya me dijo una vez que «una célula madre en condiciones naturales que pueden reproducirse en un laboratorio no tiene porque morir ni envejecer con el paso del tiempo».

Otro de los investigadores del equipo es Steve Horvath, el desarrollador de un marcador molecular del envejecimiento en la Universidad de California conocido como «reloj de Horvath», que calcula con precisión los años que nos quedan y el estado físico en el que viviremos. ellos. 

¿Para qué queremos vivir, como ya viven las españolas, 85 años, si los diez últimos se los pasan en el ambulatorio?

Shinya Yamanaka se ha unido al equipo antienvejecimiento, después de ganar el Premio Nobel por identificar las cuatro proteínas ahora conocidas como los «factores de Yamanaka». Si sumamos estos factores a una célula envejecida, ésta vuelve a sus inicios y adquiere la maleabilidad original de las células inmaduras.

Este descubrimiento fue desagaciones Biomédicas de Barcelona, quien aplicó esta técnica no solo a una célula, sino a todo un ratón vivo. Obtuvo resultados asombrosos reprogramando conjuntos de células y devolviéndolas a su estado juvenil. El problema del experimento de Serrano es que algunas de esas células rejuvenecidas también se vuelven tumorales. Veremos si ahora logran evitarlo.
Es cierto que la fuente de la juventud no existe. Y el rompecabezas del envejecimiento humano no es fácil de resolver. Pero también es cierto que si los padres con células maduras han podido crear bebés, hay una forma natural de hacerlo y podemos imitarla. Heredamos un código genético de nuestros padres que se ha limpiado en la fecundación de toda degradación de la edad para crecer dotados de bebés con una nueva genética similar a la suya, pero rejuvenecida.

Tras conquistar el espacio, Jeff Bezos y sus colegas billonarios se disponen ahora a retrasar la vejez

Tras conquistar el espacio, como Elon Musk, el dueño de Tesla; Jeff Bezos, y sus colegas billonarios se disponen ahora a conquistar la eternidad y, de momento, a retrasar la vejez. La pregunta final de los cincuentones de este país es ¿por qué hemos alargado la vida tanto, pero hemos sido incapaces de mejorar sus últimos años? ¿Para qué queremos vivir, como ya viven las españolas, 85 años de esperanza de vida, si los diez últimos se los pasan en el ambulatorio?
Y si la respuesta de los científicos sólo sirve a un puñado de billonarios Forever Young jóvenes y guapos gracias a los científicos cuyas carreras pagamos con nuestros impuestos y ahora los resultados se quedan en California… Pues uno va a ser viejo, sí,  pero con muy mala uva.

* Periodista. Lluís Amiguet es autor y cocreador de ‘La Contra’ de ‘La Vanguardia’ desde que se creó en enero de 1998. Comenzó a ejercer como periodista en el ‘Diari’ y en Ser Tarragona. Su último libro es ‘Homo rebellis: Claves de la ciencia para la aventura de la vida’.

Temas

Comentarios

Lea También