Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Frenar la ‘guerra de los lazos’

Los responsables de la seguridad pública vienen obligados a tomar medidas para garantizar la convivencia cívica 

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
La muralla de Tarragona ha aparecido nuevamente jalonada de lazos amarillos.

La muralla de Tarragona ha aparecido nuevamente jalonada de lazos amarillos.

La discordia desatada en Catalunya por la polémica de los lazos amarillos se ha envenenado peligrosamente. Las fricciones entre los que ponen los signos amarillos y los que, a renglón seguido, se dedican a retirarlos ha salpicado a los Mossos d’Esquadra. La Fiscalía Superior de Catalunya ha acordado abrir diligencias de investigación ante la identificación por parte de la policía catalana de personas que retiraron lazos amarillos de la vía pública las noches del 17 y 24 de agosto en Móra la Nova, Tivissa, Vandellós y L’Ametlla de Mar. El teniente fiscal en funciones de fiscal superior ha requerido al comisario jefe de los Mossos d’Esquadra que explique «los motivos que llevaron a la intervención realizada, las diligencias practicadas y, en su caso, si las mismas dieron lugar a la remisión de denuncia o sanción». La ‘guerra de los lazos’ ha llegado hasta el Ministerio del Interior y la homóloga Conselleria catalana y no para dar ejemplo de conciliación. El conseller de Interior, Miquel Buch, a la propuesta del ministro Fernando Grande-Marlaska de volver a reunir la Junta de Seguretat de Catalunya en septiembre, ha asegurado que no ve con buenos ojos incluir en el orden del día cómo abordar los episodios de tensión desatados por los lazos amarillos. Marlaska había ofrecido que las medidas de seguridad ante los casos de enfrentamientos se abordaran en la reunión de la Junta de Seguridad de Catalunya, apelando a la «lealtad institucional» y el  «respeto recíproco» al ejercicio de las propias competencias. Sin embargo, el conseller se remite precisamente a las competencias exclusivas de la Generalitat en materia de seguridad para rechazar incluir el asunto en la reunión. No es una respuesta que contribuya a buscar soluciones a una dudosa competición de bemoles que puede acabar en algún incidente grave en cualquier momento. Los máximos responsables de la seguridad pública vienen obligados a tomar la iniciativa para evitar las situaciones de conflicto y garantizar el ejercicio de los derechos de todos los ciudadanos. De todos.

Temas

Comentarios

Lea También