Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

¿Frenazo táctico o definitivo?

Convergència llega tarde. Para casi todo el mundo CDC es ahora un partido independentista
Whatsapp

CDC ha dado un volantazo a su estrategia separatista. Rull, mano derecha de Mas en el partido, ha dicho que CDC no es independentista sino nacionalista. ¿Cuál es la razón de este giro? Para mí no hay duda: en las municipales los electores votamos alcaldes, no presidentes de hipotéticas repúblicas.

Si CDC fía toda la campaña municipal al independentismo, sus centenares de alcaldes no podrán defender su gestión, se verán siempre superados por ERC y perderán gran parte del voto útil moderado que tradicionalmente CiU en las municipales recogía para frenar a la izquierda, que en las elecciones locales suele obtener sus mejores resultados.

Cabe preguntarse si la estrategia de CDC dará resultado. Yo creo que no, es demasiado tarde. Para casi todo el mundo CDC es ahora un partido independentista, alejado pues de la centralidad. Para CDC defender Reus será difícil o conquistar Tarragona será complejo dado que no solo ha renunciado a la moderación sino que además no tiene potenciales aliados. ERC es adversario directo, al PP ni CDC lo quiere de socio ni el PP pactaría con el que ellos denominan el octavo hijo de Pujol.

Los ayuntamientos catalanes, en mayo, tenderán a un mapa fragmentado con infinidad de partidos representados en los plenos municipales. No deja de ser paradójico que el CIS muestre tan alta desafección por la política y en cambio proliferen más listas que nunca.

El desconcierto de los partidos establecidos: CDC, UDC, PP, PSC, IC, ERC y la incertidumbre sobre los nuevos: C’s, CUP, Podemos está llevándonos a la precampaña municipal más breve y menos intensa desde 1979. Todos parecen tener miedo o bien a perder mucho o bien a no cumplir las expectativas.

En este marco pocas cosas están claras y solo hay una certeza, únicamente los alcaldes de gran personalidad y con una imagen que supere las siglas de su partido conseguirán sobrevivir al 24 de mayo. Los pactos serán necesarios para configurar gobiernos locales pero la proximidad de las elecciones autonómicas, previstas para el 27 S, si finalmente así Mas lo ratifica, nos llevará a que centenares de alcaldes elegidos sin mayoría gobiernen por decreto porque los aparatos centrales de los partidos pensado en esas elecciones no querrán asumir el coste de los pactos locales.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También