Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

Freno a la automedicación

Medicamentos ‘populares’ como el Ibuprofeno y el Paracetamol requerirán de receta médica

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
El Ibuprofeno precisa d receta médica para ser dispensado.

El Ibuprofeno precisa d receta médica para ser dispensado.

De forma inminente será obligatorio disponer de receta médica para adquirir adquirir en la farmacia medicamentos de uso común como Ibuprofeno de 600 miligramos y Paracetamol de 1 gramo. La norma existía desde hace tiempo pero su cumplimiento se había relajado La Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos obliga, desde 2015, a frenar la venta de estos medicamentos sin receta, pero se seguía haciendo. Desde que en febrero entró en vigor el Sistema Español de Verificación del Medicamento (Sevem), es más complicado saltarse la regulación, Este sistema, impuesto desde Europa, supone una vigilancia más estrecha sobre todo lo relacionado con los medicamentos y su forma de dispensación. La venta de medicamentos que precisan prescripción facultativa sin ella podrá sancionarse con multas que van de entre 30.000 a 90.000 euros. Las autoridades sanitarias europeas están dispuestas a cortar radicalmente con la venta libre de estos preparados de uso común. Demasiado común.
La medida ha saltado a raíz de diviesos estudios que cuestionan los citados medicamentos. Francia ha dado la voz de alarma sobre la posible vinculación del ibuprofeno y el ketoprofeno con complicaciones infecciosas graves en niños y adultos inmunocompetentes. La conclusión se produce tras analizar 337 casos de complicaciones infecciosas graves asociadas a ibuprofeno y 49 con ketoprofeno, entre las que se incluyen infecciones graves de la piel y tejidos blandos, pulmonares, neurológicas y sepsis, que pueden llegar a producir la muerte y ocasionar secuelas permanentes. Más allá del caso concreto que ahora nos ocupa, es necesario no bajar la guardia para alertar a la población de los riesgos de la automedicación. El problema no sólo reside en la relajación en la venta de medicamentos ‘populares’, sino en el uso de preparados sobrantes de otros episodios que se siguen manteniendo en casa y que tomamos con una gran irresponsabilidad sin consultar al especialista. Los medicamentos no son meros caramelos.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También