Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Globalización de la indiferencia

Las nuevas tragedias demuestran que los que tienen poder no han hecho nada por evitarlas
Whatsapp

‘¿Quién es el responsable de la sangre de estos hermanos? Ninguno. Todos respondemos: yo no he sido, yo no tengo nada que ver, serán otros, pero yo no. Hoy nadie se siente responsable, hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraterna, hemos caído en el comportamiento hipócrita’. El Papa Francisco en Lampedusa, en julio del 2013.

Casi dos años han pasado desde aquella jornada en la que el Papa Francisco llegó a la pequeña isla italiana para acompañar a los familiares de inmigrantes muertos en su intento desesperado por llegar a Europa. Era su primera salida oficial y resultó una declaración de principios. Su comprometido mensaje fue portada de la prensa mundial. Pero nuevas y más graves tragedias demuestran que los que tienen el poder para hacer, no solo no han hecho nada para evitarlas, sino que con sus políticas continúan incrementando el número de refugiados y de parias que arriesgan sus vidas para encontrar su lugar en el mundo. Hablan de ‘estados fallidos’ para referirse a los países donde las propias intervenciones militares de naciones europeas y EEUU han sembrado caos, muerte y destrucción. Apuntan a las ‘mafias’ en lugar de responsabilizarse de las causas del éxodo desesperado de miles de seres humanos. Y siguen promoviendo amables reuniones diplomáticas con declaraciones plañideras, mientras continúan utilizando y vendiendo sus armas y misiles. Y protegiendo más a los pozos de petróleo que a los seres humanos. Esa es la hipocresía que condena Francisco.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También