Más de Opinion

Hasta siempre, Quino

Los que crecimos leyendo las tiras siempre geniales de Mafalda, esa pequeña ocurrente, contestataria y luchadora social que odiaba la sopa, estamos de luto por la muerte de su creador

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
ÁLEX SALDAÑA

ÁLEX SALDAÑA

Los que crecimos leyendo las tiras siempre geniales de Mafalda, esa pequeña ocurrente, contestataria y luchadora social que odiaba la sopa, estamos de luto por la muerte de su creador, el humorista gráfico argentino Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido como Quino. Como Mafalda, él también fue un defensor de la libertad –incluso le puso este nombre a uno de sus personajes–, aunque de aquella pandilla en la que también estaban Manolito, Susanita y Guille él siempre tuvo su hijo predilecto en el ingenuo idealista Felipe. Quino fue mucho más que Mafalda, pero su nombre quedará para siempre ligado a esta chiquilla. Y es que en algunas respuestas se parecía tanto... Hijo de andaluces emigrados a Argentina, sintió siempre sus raíces españolas, hasta el punto de que intentó obtener la nacionalidad –al final lo consiguió– en varias ocasiones. En una de ellas, una funcionaria le preguntó: «¿Y usted, con la edad que tiene, quiere hacerse ahora español?». Él contestó: «No, se me había ocurrido antes, pero es que entonces estaba Franco». Vivió toda su vida con su inseparable Alicia, pero no tuvieron hijos. Interrogado al respecto, respondió como lo haría Mafalda: «Es una mala porquería traer a alguien aquí sin haberle preguntado». Sí, Quino se nos ha ido y nos ha dejado un poco huérfanos. Pero, si es verdad eso que dicen de que uno no muere del todo mientras haya quien le recuerde, su espíritu permanecerá siempre vivo a través de su gran legado. Sonreiremos pensando en él cada vez que leamos una de esas tiras en las que con tanto acierto reflejó el mundo de los adultos visto desde los ojos de un grupo de niños. Hasta siempre, Quino.

Temas

Comentarios

Lea También