Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Hay un problema en Calais

Francia y Gran Bretaña abordan el problema de Calais alzando muros y aplicando tecnología
Whatsapp

Las grandes migraciones actuales, que son consecuencia de una conflictividad regional sin precedentes en el mundo –Siria, Irak, Afganistán, Túnez, Libia, todo el Oriente Próximo–, se han atascado en el cuello de botella de Calais, paso natural de Francia al Reino Unido. Muchos de los expatriados se sienten culturalmente vinculados a los anglosajones, cuyo país es también la mejor cabeza de puente hacia Estados Unidos.

Frente al problema humano que cada día adquiere mayores proporciones, hasta dificultar el tránsito entre Francia y Gran Bretaña, Londres y París se han puesto en alerta y han decidido colaborar. La colaboración consiste en sellar el eurotúnel con nuevas barreras; aislar el puerto de Calais para que los advenedizos no alcancen los navíos que cruzan el canal de La Mancha; instalar sofisticadas cámaras de vigilancia, proyectores de luz y material de detección de infrarrojos; y, por supuesto, desplegar todos los efectivos policiales que hagan falta para detener la marea humana que ha acampado en los alrededores. Para que no todas las medidas sean represivas contra los infortunados que se buscan la vida, también han acordado perseguir a las mafias que explotan a esas personas.

La Fortaleza Europea aborda, en fin, el problema de Calais alzando los muros y aplicando a ello toda su potencia tecnológica. Ni una mención a la responsabilidad occidental en los conflictos que generan toda esta emigración. Ni una palabra sobre la necesidad de intervenir en el origen de las migraciones. Nada de política: todo arrogancia y represión.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También