Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Opinion EDITORIAL

Helipuerto, otra marginación del Joan XXIII

El Hospital de Tarragona no puede operar vuelos nocturnos como el resto de centros de referencia de Catalunya

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
El helipuerto del Joan XXIII no reúne condicionoes para funcionoar de noche. PERE FERRÉ

El helipuerto del Joan XXIII no reúne condicionoes para funcionoar de noche. PERE FERRÉ

Llueve sobre mojado. El Hospital Universitario Joan XXIII de Tarragona, centro de referencia de la Regió Sanitària, no dispone de un helipuerto en condiciones para operar vuelos nocturnos. El despliegue de helicópteros del Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) adaptados para volar de noche ya cuenta con una red de pistas distribuidas por todo el territorio catalán. Recientemente se han puesto en servicio los helipuertos del Hospital Sant Joan de Reus y el del Hospital Verge de la Cinta de Tortosa. Otros centros hospitalarios de referencia ya disponían del equipamiento necesario para realizar el servicio como es el caso de los principales hospitales de Barcelona, así como los radicados en Girona, Lleida, Igualada,Vielha, Tremp y la Cerdanya. La pregunta es obvia: ¿Por qué el helipuerto del Hospital Joan XXIII de Tarragona no está preparado para recibir vuelos nocturnos? ¿Por qué si el Hospital de Tarragona es el centro de referencia de múltiples emergencias médicas no tiene la infraestructura adecuada para acoger los traslados aéreos en horas nocturnas? La parca información oficial al respecto da alas a múltiples especulaciones que avalan la tesis de que el Joan XXIII vuelve a ser víctima de una nueva marginación a la hora de establecer las prioridades de inversión. Las carencias del helipuerto actual son evidentes a simple vista. No hay iluminación, carece de las balizas de señalización reglamentarias e incluso la pintura que lo identifica con la inicial de referencia ha perdido el color. Sin una adecuada inversión la pista no puede ponerse en servicio. Pero como siempre, el Joan XXIII no es una prioridad. No se niega que el hospital tarraconense dispondrá del equipamiento necesario para operar vuelos de emergencia en horario nocturno, pero no se dice cuándo ni por qué se han priorizado otras instalaciones. El Joan XXIII es el emporio de las promesas políticas, el centro neurálgico de los futuribles sin que ninguno de los proyectos anunciados se haya concretado todavía en nada. El caso del helipuerto es otro suma i sigue.

Temas

Comentarios

Lea También