Más de Opinión

Hijos de negacionistas

Tenemos que tolerar que quien no quiera vacunar-se no lo haga pero estamos autorizados a evitar que su negativa provoque daño a terceros

PEDRO VILLALAR

Whatsapp
¿Qué hacer con los hijos de los negacionistas?

¿Qué hacer con los hijos de los negacionistas?

El negacionista, con relación a la vacuna antiCovid, al cambio climático o a cualquier otro asunto, tiene sin duda derecho a pensar como piensa, siempre que la aplicación práctica de su creencia, si llega, no cause daños a los demás. Ya se sabe, con Montesquieu, que el límite de la libertad propia es el daño ajeno. Tendremos, pues, que tolerar que no se vacune a quien no quiera hacerlo por razones religiosas, médicas, supersticiosas o de cualquier otra índole. Pero estamos autorizados a evitar que su negativa irracional, que tropieza de plano con el dictamen de los médicos y demás especialistas, provoque daño a terceros. 

Quédese, pues, el negacionista aislado en casa o donde le pete, avise de su condición contagiosa y sepárese de los ciudadanos que creen en la ciencia y quieren sobrevivir al pandemia.

Pero este asunto trae otro colateral y vidrioso que habría también que encarar: ¿qué hacer con los hijos de los negacionistas? ¿Es permisible que quien predique actitudes peligrosas o aun mortales juegue con la vida de sus vástagos? ¿Puede negar un padre a su hijo que se vacune? O, mejor aún, ¿debería permitirse que un niño no reciba la vacuna antiCovid de la sanidad pública porque quien ostenta la patria potestad se opone?

La grandeza de la libertad se mide también por sus límites, por la conciliación indispensable de la libertad propia con la libertad ajena. Y habría que legislar sobre estos vacíos que hoy causan cierta perplejidad.

Temas

  • Al margen
  • negacionismo

Comentarios

Lea También