Más de Opinión

Opinión Al margen

Impuestos

Que ahora se diga que «los madrileños quieren una tributación baja» es un sarcasmo

Pedro Villalar

Whatsapp

En plena precampaña electoral de Madrid, leo que el consejero de Economía de la CAM, Javier Fernández-Lasquetty, declara con rotundidad: «Los madrileños quieren impuestos bajos». Y en unos tiempos en que el mundo busca la armonización fiscal, añade que exige que la legislación avance hacia la autonomía tributaria de las comunidades autónomas, de los entes cuasi federales que forman nuestro Estado de las autonomías.

Estamos saliendo de una gran pandemia que nos pilló en pleno declive de una sanidad pública que había estado abandonada durante los años de Gobiernos conservadores, con Rajoy al frente, que redujeron el personal y el presupuesto. Precipitadamente, hubo que comprar de todo, desde mascarillas a respiradores; fue preciso construir nuevas instalaciones, quemar etapas en la formación de personal, etc. Hemos ido renqueando hasta hoy y no cabe duda de que una parte de los muertos que ya no podrán contar esta tragedia se ha debido a la falta de previsión sanitaria de este país, que preciaba de tener «la mejor sanidad del mundo». Y, por supuesto, el mismo Estado que ha tenido que poner al paso la sanidad, ha debido también prestar ayuda a las empresas y autónomos que por causa del confinamiento se hubieran hundido para siempre sin la ayuda pública.

Así las cosas, que ahora se diga que «los madrileños quieren impuestos bajos» es un sarcasmo. Los madrileños, como los de Guadalajara o los de Córdoba, quieren buenos servicios públicos, que la derecha de este país no termina de admitir. Y esos servicios que nos protejan de plagas o de tormentas financieras cuestan dinero. Habrá que instaurar pues impuestos justos, que remedien la gravísima fractura social que sale de la crisis, que nos den seguridad y que nos prevengan contra toda clase de contrariedades.

Temas

Comentarios

Lea También