Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Indignación en Tarragona

Añadir las transferencias de capital al apartado de inversiones para hinchar el dinero destinado a Tarragona no ha colado.

Whatsapp

Pese a los esfuerzos del Govern por maquillar  los Presupuestos de 2017 por lo que respecta a las inversiones previstas en el Camp de Tarragona, los agentes sociales y económicos del territorio han mostrado su indignación por lo que interpretan como una nueva marginación respecto a las otras comarcas de Catalunya. Si nos ceñimos a las nuevas inversiones, el famoso ‘capítulo 6’ del lenguaje administrativo, los recursos destinados a las seis comarcas del Camp sufren una caída del 12,96% respecto al pasado año. En concreto se pasa de 52,74 millones a 45,9 millones. La argucia de contabilizar como inversión las transferencias de capital a diversas administraciones no deja de ser una operación de distracción porque tales cifras corresponden a compromisos de anteriores anualidades. Organizaciones empresariales, Cámaras de Comercio y sindicatos coinciden en reclamar un mejor trato para las comarcas del sur de Catalunya. Los Presupuestos cursarán ahora el trámite parlamentario. Es la hora para que los representantes de Tarragona hagan oír su voz y sean capaces de mejorar la primera previsión presupuestario. Mucho nos tememos, sin embargo, que la disciplina parlamentaria diluya una vez más la voz del territorio y que la representación de Tarragona demuestre una vez más su escasa capacidad de influencia en las máximas instituciones del país. Habrá que redoblar esfuerzos desde los estamentos sociales. De los políticos poco cabe esperar.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También