Opinión Al margen

Indultos polémicos

Diego Carcedo

Whatsapp
Indultos polémicos

Indultos polémicos

La polémica política para estrenar el año que comienza está servida. La actual concordia navideña apenas nos ha permitido comer el turrón, tan propio de las fiestas que culminan este miércoles, con el último destello de ilusión que, por lo menos, los Reyes Magos proporcionaron a los niños. El jueves volverá al ambiente politizado que vivimos desde tiempo casi inmemorial un asunto que dará que hablar, estimulará las discrepancias y enardecerá de nuevo las divisiones que con frecuencia padecemos los españoles.

En el crispado ambiente político, que en los últimos meses se disfrazó tras la preocupación por la Covid-19, permanece larvado, pero despertará en cualquier momento con el probable indulto de los políticos presos, condenados por su participación en el intento frustrado de sedición de Cataluña, hace apenas dos años. El estamento judicial, empezando por el Tribunal Supremo y los fiscales, está en contra. Pero no son ellos quienes tienen que decidir: el indulto es una potestad del Gobierno.

Los indultos de los condenados suelen ser infrecuentes y casi nunca con tan poco margen de tiempo cumpliendo la condena. Que el Gobierno intente acercarse a los partidos independentistas puede ser conveniente si se trata de buscar soluciones al conflicto y, en cualquier caso, justificable ante el hecho de tratarse de partidos legales cuando aceptan el ejercicio parlamentario, el respeto a la Constitución y la legislación que de ella emana. Pero en este caso, se reclama el indulto de forma prematura y sin que los condenados hayan puesto nada de su parte para ganárselo, como reconocer el error y prometer que no volverían a hacerlo.

Diego Carcedo: Periodista.

Temas

Comentarios

Lea También