Más de Opinión

Opinión El mirador

¿Internet? Sí, en el árbol

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
¿Internet? Sí, en el árbol

¿Internet? Sí, en el árbol

He estado en pueblos con tan mala cobertura que para hablar por el móvil tenías que irte a la carretera, subir a una peña cercana, encaramarte en una roca en una posición digna de un contorsionista o, simplemente, dirigirte al pueblo de al lado con la esperanza de tener mejor suerte. Y uno se creía un desgraciado. Claro que en esta vida todo es relativo y siempre se encuentra a alguien que está peor. Como Alexéi Dudoladov, un joven que vive en una aldea de la región siberiana de Omsk y que ha de trepar a un abedul de 10 metros de altura para conectarse a internet y así mantenerse al día con sus clases de ingeniería mecánica naval ahora que han cerrado su facultad por el coronavirus. En su aldea, de 50 habitantes, no hay cable y mucho menos fibra; solo se puede usar el Internet móvil, y solo 2G, y por rachas. La cobertura es malísima. No se pueden descargar vídeos y la señal no da para seguir una clase por Zoom. «El mejor sitio, sin duda, es en la copa del abedul», cuenta Dudoladov.

En su lucha por solucionar el problema, las autoridades le aconsejaron, primero, que se fuera al arcén de la autovía, que allí la conexión era mejor, y, después, que se comprase un amplificador de la señal para ponerlo en el tejado de su casa. «Un aparato así cuesta unos 8.000 rublos (unos 88 euros al cambio). No tenemos ese dinero disponible», dice –hay que tener en cuenta que el salario mínimo oficial de Rusia es de unos 12.000 rublos–. Y allí sigue Alexéi, subido al abedul con temperaturas de 10 grados bajo cero. Ya lo saben; cuando se quejen de estar en un lugar con mala cobertura, piensen en este joven ruso. Si ya dicen que quien no se consuela es porque no quiere…

Temas

Comentarios

Lea También