Más de Opinión

Opinión Al margen

Izquierda madrileña

La división de la izquierda en tres partes facilita las cosas al PP, que se beneficiará del hundimiento de Cs y que no tendrá empacho en pactar, si lo precisa, un gobierno con Vox

Pedro Villalar

Whatsapp

A quién tengo que votar yo para que no salga Ayuso es la pregunta que se formulará con seguridad el votante de izquierdas, el votante centrista, el votante que encuentre alguna razón para no impulsar al PP, para preferir cualquier otra fórmula.

Y quien se decida a contestarle, no podrá responder con una respuesta rotunda y clara: el candidato del PSOE es Ángel Gabilondo, quien fue un magnífico ministro de Educación con Rodríguez Zapatero, y es hoy un filósofo tranquilo, con empatía personal y un talante correcto y respetuoso que jamás insultó a nadie, y mucho menos a un adversario político. En las últimas elecciones madrileñas, en mayo de 2019, ganó la consulta con 37 escaños, seguido por el PP, con 30. Claro que entonces Cs, que competía con el PP, obtuvo 26, algo impensable hoy día, cuando se duda incluso de que Cs alcance el 5% necesario para ingresar en la Cámara. Pero junto al PSOE, habrá otras dos formaciones de izquierdas: Más Madrid (que en 2019 logró el 14,65% y 20 escaños) y Unidas Podemos (5,56% y siete escaños), que ahora se refuerza con liderazgo del propio Iglesias. Como es sabido, ambas formaciones provienen del mismo tronco, y la división se suscitó por la insalvable rivalidad entre Pablo Iglesias e íñigo Errejón. La diferencia ideológica entre ambos es tan inapreciable que la explicación requeriría mucho más espacio que el disponible.

Es evidente que esta división de la izquierda en tres partes facilita las cosas al PP, que se beneficiará del hundimiento de Cs y que no tendrá empacho en pactar, si lo precisa, un gobierno con Vox.

Temas

Comentarios

Lea También