Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Jordi Gago

Antoni Coll i Gilabert

Whatsapp

Ayer despedimos a Jordi Gago, fallecido de forma repentina a los 58 años. Fui testigo de sus comienzos periodísticos a finales de los ochenta en el Diari, donde fue asignado a la información de teletipo, internacional, en concreto.

En las redacciones de los diarios siempre hubo personas singulares. En El Correo Catalán un redactor de deportes solía despedirse al acabar la jornada diciendo a los que quedaban: «Buenas noches a todos menos a uno».

Jordi Gago no se llevaba mal con nadie, todo lo contrario. Tranquilo de carácter, irónico en sus palabras, apreciaba el buen humor y daba ambiente con su ingenio.

Su creatividad la explotó después como guionista de El Terrat y de grandes comunicadores, como Andreu Buenafuente y Jordi Évole. Detrás de los chistes y ocurrencias de ellos, estaba la labor escondida del guionista Gago, al que le bastaban los aplausos que se llevaban sus compañeros.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También