Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Josep Suriol

Una llamada me alertó de la muerte de Josep Suriol Sardà
Whatsapp

Una llamada me alertó de la muerte de Josep Suriol Sardà, y el artículo de ayer del presidente de la Confraria de Sant Magí dio razón de la personalidad de este buen amigo, escritor infatigable de cartas al director y ciudadano ejemplar.

Pintor de profesión, le recuerdo un día encaramado a un andamio cuando pintaba la fachada de la iglesia de l’Argilaga; pero sobre todo evoco sus frecuentes visitas al periódico para entregar sus cartas y hacerme sugerencias para esta sección que hoy llora su pérdida.

Solía venir con fotocopias de textos de hemerotecas y archivos. Su pasión era Tarragona y sus personajes. Sus peticiones, a veces atendidas por el Ayuntamiento, iban destinadas a honrar la memoria de benefactores de la ciudad.

Hoy pienso que él ha sido uno de ellos. Se desplomó cuando iba a misa a la Ermita del Portal del Carro, el más querido de sus escenarios.

Descanse en paz.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También