Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Junqueras y Séneca

Antoni Coll

Whatsapp

Antes de ir ayer al Supremo, Oriol Junqueras hizo declaraciones a ‘elmati.cat’ en las que muestra su adhesión al estoicismo, como «capacidad de mantenerse firme ante el azar del destino». Cita un texto que Pessoa pone en boca de un gladiador: «Me clavo en el pecho la espada que ya no me servirá para combatir». Con este añadido: «Si el vencido es el que muere y el vencedor quien mata, confesándome vencido, me instituyo vencedor». 

Mi deseo es que Junqueras salga de una vez de la cárcel, y que pueda afrontar un futuro lleno de ilusión, sin victimismo. Y que piense en otro modelo que no sea el de Séneca, el gran estoico, maestro de Nerón y víctima suya, que le ordenó abrirse las venas. Que no haya en nuestra sociedad espadas atravesando pechos, ni vencedores y vencidos.

Temas

Comentarios

Lea También