Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

Justicia para todos

La opción de sentar a la infanta Cristina en el banquillo es lo mejor, incluso para ella
Whatsapp

Cada uno habla de la feria según le va en ella. En este caso, la feria es la justicia y, por favor, ni se les pase por la cabeza que exista alguna intención en esta comparación. Solo se trata de adaptar el refranero popular español, sabio y oportuno siempre, a las circunstancias. La justicia española es mucho más que respetable a pesar de su lentitud, de su politización y de su escasez de recursos. Y las ferias lo son aún más en su condición popular de divertir, entretener y dar otro tipo de esplendor a la sociedad española en cualquiera de los rincones de su geografía. Por eso, feria y justicia son asuntos muy diferentes aunque tengan alguna coincidencia, mera casualidad, en su día a día.

Por ejemplo, la infanta Cristina, hermana del rey Felipe VI va a ser juzgada por presuntos delitos de fraude fiscal por decisión del juez Castro quien le exige una responsabilidad pecuniaria de 2,6 millones de euros. A pesar de que el fiscal y la Abogacía del Estado rechazan procesar a la esposa de Iñaki Urdangarin, la cuestión en este proceso sea la Familia Real como infanta, hija del rey Juan Carlos I, y su mayor grado exigible de responsabilidad con beneficio para algunos medios de todos los sectores bien conocidos. Hay veces que la alcurnia es un lastre. A pesar de todos los avatares sufridos en estos más de cuatro años que lleva el caso en los juzgados, la opción de sentar a la infanta Cristina en el banquillo de los acusados es lo mejor para todos, incluso para ella aunque le toque pasar el peor trago que hubiera podido evitar si hubiera estado más incisiva a la hora de manejar las cuentas de la familia, como hacen la mayoría de esposas.

Justicia para todos es lo que hemos escuchado en los pasillos del Congreso de los Diputados a los representantes de todos los partidos políticos. Claro, sobre todo, a los que les va bien en esta Feria de escarnio porque si unos minutos después les preguntan por la decisión del Tribunal de Justicia de Cataluña de admitir a trámite las querellas contra Artur Mas, seguro que, entonces, la justicia estaría manipulada por el Gobierno del PP. Es tan deprimente un comportamiento tan particular y partidista que lo mejor es seguir jugando a la lotería.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También