Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La Diada pierde el consenso

Será muy difícil que los catalanes no independentistas vivan como propia la fiesta nacional del Onze de Setembre
Whatsapp

No cabe duda de que el independentismo monopolizó ayer el acto más multitudinario de la Diada. Los partidos contrarios a la secesión de Catalunya han acusado a Artur Mas y a los integrantes de la candidatura de Junts pel Sí de secuestrar la fiesta nacional de Catalunya en beneficio partidista. Es evidente que cuando Artur Mas fijó el 27 de septiembre como fecha para la celebración de las elecciones autonómicas, con carácter plebiscitario, echó las cuentas de manera que el Onze de Setembre coincidiera con el inicio de campaña. De este modo, los partidarios de la candidatura independentista unitaria han capitalizado la jornada. Artur Mas ha querido amagar con un gesto institucional al no participar en la manifestación, pero la poca sinceridad de su postura ha durado el tiempo que tardó en comparecer ante los medios de comunicación con un mensaje partidista nada más finalizar los actos de la manifestación de la Via Lliure. No es menos cierto, no obstante, que los partidos no independentistas siempre han celebrado la Diada con poco entusiasmo, pero en épocas más conciliadoras se logró una representación general de todos los partidos en los actos institucionales. Este frágil consenso quedó ayer dinamitado. Está claro que el Onze de Setembre no será asumido a partir de ahora de ninguna manera como una celebración propia por aquellos que sienten Catalunya como nación, pero que no comulgan con el secesionismo.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También