Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La Grand Place

Whatsapp

Desde que estamos en República, no hacemos más que hablar de una monarquía: Bélgica.

Celebro que los tarraconenses disfruten hoy en Bruselas de la Grand Place, una de las más bellas de Europa, presidida por el Ayuntamiento, edificio del siglo XV, con su enorme aguja coronada por San Miguel matando al diablo.

Allí podrán entrar en la cafetería Au Roi d’Espagne, con soldados españoles colgados del techo, y en el otro extremo buscar un emplazamiento histórico: en ‘Le Cigne’, cuando era taberna, Marx y Engels redactaron el Manifiesto Comunista, el que comienza: «Proletarios del mundo, uníos». 

En fin, Bruselas vale la pena aunque solo fuera por esta plaza. Además, los viajeros, en la estela del victimismo retroactivo, podrán recordar al Duque de Alba. Y saludar a Puigdemont.

Temas

Comentarios

Lea También