Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Justicia, al límite

Un nuevo caso que entre en la Sección Segunda de la Audiencia de Tarragona tardará dos años en ser juzgado.

Whatsapp

La sanidad y la educación son los dos grandes pilares sobre los que se asienta el Estado del bienestar. Por ello son estas dos partidas las que concentran la mayor parte de los presupuestos públicos. Sin embargo, un Estado democrático tiene en la Justicia una de las patas fundamentales de su funcionamiento. Si la administración de Justicia no és fiable, ágil y diligente puede amenazar las bases fundamentales de la convivencia. Se entiende, pues, que cada vez que surgen las noticias que revelan la precariedad que padecen en esos momentos muchos de nuestros tribunales, salte la alarma. Un nuevo ejemplo lo tenemos en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Tarragona. Actualmente hay 180 casos pendientes de juicio, con lo que aplicando la media previsible de vistas con los actuales recursos, un nuevo caso no podría ser ventilado hasta dentro de dos años. La gravedad del tema ha obligado a habilitar un sexto magistrado, más allá de aplicar fórmulas que estimulen el acuerdo entre las partes para evitar la celebración del juicio. No ha sido ninguna panacea y muchas de las sentencias acaban siendo dictadas con el atenuante de dilaciones indebidas. No se puede pedir más a los magistrados de esta Sala, que superan con creces los despachos de productividad que marca el Consejo General del Poder Judicial. Sin más recursos se hará de nuevo presen’te el riesgo consabido de que una Juncia lenta no es justicia.

Temas

  • EDITORIAL

Lea También