Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La ´Llista bis del President´

Mas declara formalmente que los partidos son en estos momentos un estorbo
Whatsapp

Lo que ocurre en el mundo del soberanismo es cada vez más sorprendente. Que Artur Mas pida a unas asociaciones independentistas que están por encima de los partidos, como son ANC (Assemblea Nacional de Catalunya) y Òmnium Cultural, que hagan la “Llista del President” no deja de ser chocante. Que el jefe de un partido, CDC, que acaba de divorciarse de otro partido, UDC (tras 37 años de matrimonio) renuncie a hacer su candidatura y opte para que lo hagan terceros, es extraño, sobre todo cuando los otros dos posibles socios de candidatura, Esquerra Republicana y la CUP, las otras dos formaciones independentistas, ya han dicho que no, que no quieren lista única. Artur Mas está obsesionado con la “consulta” y la lista única de independentistas, quiere hacer esta consulta y quiere que sea en estas próximas elecciones del 27 de septiembre, y por eso llama a estas elecciones “plebiscitarias”.

En otras palabras, Artur Mas defiende que estas elecciones sirvan para que los electores catalanes decidan si quieren o no la independencia, y que quede claro. Es una aspiración legítima, pero cuando ya fracasó en el primer intento, en otoño pasado, el refrán castellano dice que “nunca segundas partes fueron buenas”.

Con su brindis a las organizaciones independentistas, Artur Mas declara formalmente que los partidos son en estos momentos un estorbo, que no pueden hacer listas electorales y da a la sociedad civil el poder de hacer las listas de candidatos al Parlament. Es la llamada “Llista del President”, en se segunda versión, la versión bis. Mas ha dicho que no quiere la lista “del” President, sino “con” el President. Es la guerra contra la ERC de Oriol Junqueras, el cual quiere ir por su cuenta, igual que la CUP.

¿Cómo sería la candidatura de Mas solicitada a la ANC? Pues tendría candidatos que van desde el nacionalismo de los díscolos que se han ido de Unió Democràtica, su antiguo socio, hasta los socialistas ex PSC, de Esquerra Republicana, ex de Iniciativa, como Raúl Romeva, de la CUP como David Fernández, el que viste camiseta con sandalias. Es decir una candidatura de izquierdas encabezada por un presidente de derechas, Artur Mas: un “totum revolutum”. Esperemos que no haya ninguna monja.

En este año legislativo, de octubre a junio, Artur Mas ha celebrado un referéndum ilegal; ha aprobado proyectos y leyes ilegales; ha roto y ha rehecho su alianza con Esquerra Republicana; ha abrazado al líder de la CUP, un movimiento asambleario de izquierdas; ha roto con Unió Democrática, la cual a su vez se ha roto internamente; ha roto al partido socialista (PSC); ha fortalecido a Ciudadanos, y quiere ahora cohesionar y liderar (aunque diga que no) el proceso hacia la independencia, que terminará dentro de 21 meses a partir de ahora (18 a partir de las elecciones) con la declaración unilateral de la independencia (DUI), si no le dan otra opción.

Mientras tanto, el gasto de la Generalitat se ha disparado, el gobierno se ocupa solo de tapar agujeros, de informar en qué cosas “nos ahoga Madrid”, y de abrir embajadas al exterior para hacer loby internacional en favor del reconocimiento del nuevo Estado Catalán independiente. En el nuevo gobierno catalán, los que sustituyen a los tres consellers de Unió Democràtica, no tienen un perfil puntero. Destaca la sustitución de Francesc Homs, el portavoz, por una consellera más suave y de perfil social, Neus Munté. Homs era una máquina de fabricar anti independentistas en Catalunya, y anti catalanistas en el resto de España. Las encuestas lo detectaban cada vez más: las ruedas de prensa después de las reuniones del gobierno tenían siempre saetas contra el gobierno de Madrid.

A los 18 meses de las elecciones, una de las promesas que hacen Mas y Junqueras, CDC y ERC, es que desaparecerá el “fracaso escolar”. ¡Qué poco saben de escuelas! Como si el fracaso escolar se pudiera suprimir por decreto. A no ser que pretendan que los alumnos que suspendían ahora con un cinco sobre diez, suspendan a partir de 2017 con solo un 2,5, o un 2, entonces sí que habrán terminado por decreto el fracaso escolar, pero el prestigio exterior iría por los suelos, sin que se reconocieran los títulos dados en Catalunya.

Mas dijo que quiere que Catalunya sea un país como Finlandia, Dinamarca, Holanda o Suecia, pero se olvida que los catalanes no son fineses, ni daneses, ni holandeses ni suecos, sino que proceden de tradiciones mediterráneas, donde, por ejemplo, pagar impuestos no tiene la misma devoción que en los países nórdicos. En los ambientes políticos catalanes ha sido ampliamente comentada la proclamación de Pedro Sánchez como candidato a la presidencia del Gobierno por el PSOE, en un acto calificado como «el banderazo».

Ha incomodado a los socialistas catalanes, y ha sido ridiculizado por los independentistas, los cuales siguen pactando con los socialistas en muchos ayuntamientos.

Temas

  • TRIBUNA

Comentarios

Lea También