Más de Opinión

‘La Peste’, una lectura muy recomendable en tiempo de pandemia

La obra, que trata las reacciones de una sociedad estresada por un ‘estado de sitio’, convirtió a Albert Camus (1913-1960) en un autor mundialmente famoso 

Pedro Mestres Ventura

Whatsapp
Pedro Mestres Ventura. Foto: DT

Pedro Mestres Ventura. Foto: DT

La Peste es una novela publicada en 1947 y que convirtió a Albert Camus (1913-1960) en autor mundialmente famoso. Es una obra muy ingeniosa, en la que se tratan, en especial, las reacciones de una sociedad estresada por un «estado de sitio», situación parecida a la actual de la pandemia de coronavirus, razón por la que recomendar su lectura parece oportuno, aunque ya se haya leído con anterioridad. 

En Francia, en la época de la posguerra, Camus fue una de las figuras mas rutilantes de la literatura. Era el apogeo de la filosofía existencial. En el pensamiento de Albert Camus ser solidario, cooperativo e independiente son valores humanos de importancia capital, considerándolos por encima de la religión, la autoridad política y administrativa. 

La Peste es una imagen de la imposibilidad de educar a la gente, mostrándoles y haciéndoles comprender por qué cometen los mismos errores una y otra vez, luchan en las mismas guerras sin esperanza, siguen las mismas ideologías mendaces y suscriben extrañas teorías conspirativas. 

La Peste también revela la capacidad de resistencia de las personas que decidieron oponerse a la dictadura de la muerte y da sentido a una absurda existencia en una lucha, según parece, sin esperanza. 

Es oportuno traer a colación que Camus escribió La Peste como reacción a la ocupación nazi de Francia, como una acusación contra la dictadura de la estupidez, como un clamor contra los asesinatos en masa del Holocausto.

La acción de la novela se desarrolla en la ciudad de Orán, situada en la costa de Argelia, y donde estalla una epidemia de peste, peste bubónica, en los años cuarenta del pasado siglo, surgiendo enfermedad y muerte. Un número creciente de ratas muertas anuncia que una misteriosa plaga se ha desatado en la ciudad. Los habitantes se ven amenazados por el miedo, se escandalizan, se asustan, y se lamentan por su suerte.

Mientras la Iglesia ve la plaga como un castigo de Dios, el Gobierno dictatorial lo considera una oportunidad para confinar la ciudad y mandar sobre el pueblo. 

Un médico, que junto con el narrador son personajes centrales del relato, reconoce el peligro y, contra una oposición considerable al principio, consigue que se tomen medidas como la cuarentena. En la ciudad se declara el estado de sitio o confinamiento. Y así Orán se convierte en el microcosmos de una sociedad cerrada que se enfrenta y responde a una amenaza mortal. Los habitantes de Oran intentan defenderse de un enemigo común que elige sus víctimas obviamente al azar. Al final, este enemigo es derrotado. 

Cuando la enfermedad desaparece, ratas sanas reaparecen y los habitantes pueden respirar aliviados, aunque no sin cierta incertidumbre, pues la desaparición de la peste no se sabe si es permanente o solamente transitoria. 

Camus estructuró su novela como un drama. Un año más tarde y a instancias de Jean-Louis Barrault, celebre actor y director de teatro francés (1910-1994), escribió la obra El estado de sitio (1948) que, sin ser una adaptación de su novela al teatro, contiene evidentes analogías. Barrault le pidió a Camus escribir los diálogos de un montaje teatral por él ideado y en el que la enfermedad, que llega a una ciudad, sitia a la población. 

Curiosamente Camus situó la acción esta vez en Cádiz, probablemente eligiéndola por sus características urbanas y geográficas, pero también por la ascendencia española de su madre. 

Esta pieza teatral fue escenificada en los años siguientes a su publicación en varios países europeos, como Francia, Alemania y Austria. Ochenta años mas tarde un grupo de teatro español (https://www.agolpedeefecto.com/teatro_2018/teatro-el-estado-de-sitio.html) la ha puesto en escena, experimentado con dos poderosos sentimientos humanos: el miedo y el amor. 

En conclusión, se puede decir de La Peste que es un libro exigente, pero a la vez apasionante, un clásico de la literatura universal que versa sobre un tema muy actual. El libro impreso y como libro electrónico en sus versiones original francesa, española y catalana está disponible en librerías y en Amazon.

Pedro Mestres Ventura es catedrático emérito de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saarland (Alemania).

Temas

Comentarios

Lea También