Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La Princesa del Pueblo

No me sorprende que esta persona (que desde hace años nos quieren vender como un fenómeno televisivo de masas) no sepa hacer la O con un canuto.
Whatsapp

Hola compañeros que tal estais todos espero que muy bien yo aqui hechando mucho de menos todo aqui dentro de la casa ves todo de diferente manera todo parece un mundo no os imaginais lo que os hecho de menos...». Las líneas que acabo de reproducir son un extracto de una carta -repleta hasta la saciedad de faltas de ortografía (en tan sólo seis líneas faltan comas, tildes y el verbo echar está escrito con ‘h’)- que Belén Esteban ha escrito a sus compañeros del programa televisivo Sálvame desde su encierro en Gran Hermano VIP. No me sorprende que esta persona (que desde hace años nos quieren vender como un fenómeno televisivo de masas) no sepa hacer la O con un canuto. Oyéndola hablar es fácil adivinar que su nivel académico es mínimo. Lo que sí me sorprende, y hasta cierto punto me indigna, es que no saber escribir no haya sido impedimento para que la Esteban esté hartándose de ganar billetes a cambio de sacar su cara por televisión y obsequiarnos con sus interensantísimas reflexiones sobre la vida (se especula que podría estar cobrando entre 25.000 y 30.000 euros a la semana por estar en Gran Hermano VIP). Ya sé que ahora más de uno estará pensando aquello que también se aplica al mundo del fútbol: que si los futbolistas, o personajes de la estirpe de la Esteban, ganan tanto dinero es porque también lo generan. Me da igual. Me da lo mismo que Telecinco se esté poniendo las botas a publicidad gracias a su ‘Princesa del Pueblo’. De nada de esto estaríamos hablando si nadie mirase estos programas. ¿De quién es entonces la culpa? Juzguen ustedes mismos.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También