Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La campaña más polémica

Las formaciones no independentistas no se fían de la imparcialidad de los medios públicos
Whatsapp

Comienza la campaña electoral catalana con una seria polémica: la retransmisión por TV3 de las manifestaciones de la Diada –el primer día de campaña– y que son convocadas por Junts pel Sí y la CUP, es decir por las fuerzas independentistas, sin que intervengan las formaciones políticas no independentistas: PSC, Ciutadans, Unió Democrática, Catalunya Sí que es Pot (Iniciativa y Podemos) y PP.

Es decir que cinco de las siete formaciones políticas con representación parlamentaria que concurren en las elecciones del 27-S acusan de parcialidad a TV3, si no les concede un análogo espacio televisivo para compensar la cantidad de horas dedicadas a una transmisión claramente independentista a la que participan solo dos de las siete formaciones políticas, y en plena campaña electoral. Estas cinco formaciones políticas desconfían de la imparcialidad de los medios de comunicación públicos de Catalunya, especialmente de TV3 y Catalunya Ràdio. Los candidatos lo han dicho en público y en privado: no se fían. Veremos cómo se desarrollará.

El objetivo de la candidatura independentista Junts pel Sí es alcanzar la mayoría absoluta, la cual hoy, al inicio de la campaña, esta mayoría no está clara, según las encuestas conocidas hasta ahora. Esta formación, que tiene como base CDC y ERC, más las organizaciones independentistas y los grupos y partidos escindidos de los partidos no independentistas (Unió Democràtica, PSC e ICV), de no sacar mayoría absoluta (68 diputados) sería un gran fracaso, pues ya hoy, solo CiU y ERC suman 72 diputados sobre 135 que tiene la cámara catalana.

La oposición afirma que para tomar una decisión importante, como el nombramiento del Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo), se necesita los dos tercios de la cámara, o sea 90 diputados. ¿Cómo es posible declarar la independencia con solo la mitad más uno de los diputados?

Si Junts pel Sí tiene que gobernar con apoyo de la CUP, una formación asamblearia, anticapitalista, antieuropea, y anti muchas cosas, será complicado aprobar unos presupuestos de la Generalitat para el 2016, que están a la vuelta de la esquina. Y si el nuevo gobierno se dedica a formar “estructuras de Estado” con la CUP, también habrá problemas, porque el Estado que quieren los de Junts pel Sí, poco tiene que ver con el de la CUP.

Por otro lado, han entrado en campaña todas las fuerzas políticas, sociales (empresarios y trabajadores), mediáticas y culturales del resto de España, en contra de la independencia. El listón lo ha superado la salida de tono del ministro de Defensa, Pedro Morenés, que no es la primera vez que se sale de tono, pero no es él quien manda en las Fuerzas Armadas, sino el presidente del Gobierno y el Rey. Los independentistas afirman que el argumento del Estado es discurso del miedo a los catalanes para que no se separen: miedo a la economía, a las pensiones, al endeudamiento catalán, al aislamiento internacional de Catalunya (fuera de Europa y del euro), etc.

Todas las fuerzas del Estado apuestan por respetar la legalidad vigente con promesas de reformas futuras hasta después de las elecciones catalanas y españolas. El Rey no se pronuncia, pero no hace falta, pues ha jurado “respetar” y acatar la Constitución y las leyes del Estado, y de ahí no se apea.

Tanto Junts pel Sí como la CUP, las dos fuerzas independentistas, han dicho que quieren crear el Estado catalán en 18 meses, o sea llevar a cabo la “desconexión” con España, lo que comporta saltarse la legalidad vigente y llegar a la llamada DUI (Declaración Unilateral de la Independencia). ¿Con solo una exigua mayoría parlamentaria? Veremos. Tras el 27-S se contarán los votos y se interpretarán, y habrá que formar gobierno, lo que no se prevé fácil.

Es decir, en el terreno civil existe un claro enfrentamiento entre las autoridades catalanas y españolas de solución incierta. Hay muchos catalanes –se calcula que la mitad, aunque ya se verá después– que sufren por esta situación a la que no han querido llegar, pero no tienen voz más allá de los cinco partidos o formaciones no independentistas que se presentan a las elecciones. Ya han empezado a salir “terceras vías” y declaraciones de “catalanismo” del líder socialista, Pedro Sánchez.

De momento, la suerte está echada y el pueblo catalán tiene una percepción mayoritaria de que la economía hoy no les va bien, a pesar de las mejoras anunciadas a bombo y platillo por el gobierno central. Los datos económicos mejoran, pero el ciudadano medio no percibe mejora, en un porcentaje superior al 60 por ciento. En dos semanas habrá un pronunciamiento ante las urnas, que tendrá mucho que decir sobre el futuro de Catalunya.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También