Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

La certera recomendación de los obispos

Los prelados catalanes llaman a la concordia y al respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos.

Diari de Tarragona

Whatsapp

Las intervenciones de la Iglesia en asuntos políticos siempre conllevan discrepancias desde el momento en que bajo el manto eclesiástico conviven creyentes de todas las tendencias políticas. Sin embargo, tampoco puede obviarse que la Iglesia no puede permanecer ajena a los problemas de la sociedad y por tanto su intervención no sólo es recomendable, sino que es necesaria, sobre todo cuando se realiza con el tono y la sensatez demostrada en la nota hecha pública ayer por los obispos catalanes. Los prelados han pedido una «reflexión serena» sobre los presos soberanistas, y han llamado a los parlamentarios que impulsen la formación de un nuevo Govern de la Generalitat. Las peticiones se reflejan en una carta  aprobada por unanimidad ayer viernes en una reunión de la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET) en Tiana (Barcelona). Asimismo, defienden «la legitimidad moral de las varias opciones sobre la estructura política de Catalunya».Tras declararse preocupados por la prisión preventiva de antiguos miembros del Govern y dirigentes de organizaciones sociales, y sin intención de entrar en debates jurídicos, han llamado a esta reflexión para propiciar un clima de diálogo que ven necesario, y que «no se dejen de considerar las circunstancias personales de los afectados», frase que inspira, como no podría ser de otro modo, el profundo sentimiento cristiano con el que abordar la solución. También han emplazado al Ejecutivo que surja del Parlament a actuar «con sentido de responsabilidad hacia todos los colectivos del país, y especialmente los más necesitados de superar las consecuencias de la crisis institucional, económica y social» que se vive. Asimismo, han defendido «la legitimidad moral de las varias opciones sobre la estructura política de Catalunya que se basen en el respeto de la dignidad inalienable de las personas y de los pueblos», y se defiendan de forma pacífica y democrática, aunque han admitido que no les corresponde a ellos optar por una determinada propuesta en los nuevos escenarios planteados recientemente.

 

Temas

Comentarios

Lea También