Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La chica de la biblioteca

Hillary Clinton siempre pensó que ya tendría oportunidad de hacer su propia carrera. El tiempo le ha dado la razón.
Whatsapp

En 1970 Bill Clinton dejó Arkansas para estudiar Derecho en Yale (Connecticut). Un día, un compañero se sentó frente a él en la biblioteca y trató de convencerle de que colaborara en la revista de la Facultad.

Durante la conversación, notó que Bill cada vez le prestaba menos atención, a la vez que miraba por encima de su hombro. El objeto de sus miradas era una universitaria, que al cabo de un rato se levantó, fue a su encuentro y dijo a Bill. «Mira, si vamos a quedar mirándonos el uno al otro, al menos presentémonos. Me llamo Hillary».

En 1975 se casaron. Bill encontró trabajo en Arkansas y cuatro años más tarde se convirtió en gobernador. Hillary había renunciado a un puesto en la fiscalía de Washington, que llevaba el impeachment contra Nixon, para reunirse con su marido.

Pensó que más adelante tendría oportunidad de hacer su propia carrera. El tiempo le ha dado la razón.

Temas

  • LA PLUMILLA

Comentarios

Lea También