Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La clase política, desbordada por la sociedad... otra vez

Una movilización sin vuelta atrás. Los hombres debemos asumir un compromiso colectivo con las mujeres para que la jornada reivindicativa feminista del 8 de marzo de 2018 no sea una fecha más

Javier Pons

Whatsapp
La Mirada. Por Javier Pons: 'Los hombres debemos asumir un compromiso colectivo con las mujeres'

La Mirada. Por Javier Pons: 'Los hombres debemos asumir un compromiso colectivo con las mujeres'

Cuando todavía resuenan en las calles los ecos de las grandes manifestaciónes del pasado jueves 8 de Marzo, uno se pregunta qué pasará ahora. Quizás sea ingenuo pero me da la impresión de que el puñetazo en la mesa que han dado las mujeres no tiene vuelta atrás y exige acciones en diferentes ámbitos.

Yo por ejemplo como responsable de una empresa de comunicación en la que las mujeres son el 40% del comité de dirección y un 70% del colectivo total, tengo claro que algo estamos haciendo mal los hombres y en muchos casos quizás hasta sin darnos cuenta. Quizás nuestros errores procedan de costumbres atávicas que nos han sido transmitidas generación por generación y que sitúan a la mujer en un plano inferior pero eso ya no es excusa en pleno siglo XXI para no revertir esa situación.
Por eso es tan importante que esta nueva energía en la que las jóvenes tienen tanto que ver (apoyando a las generaciones más maduras) no se desinfle ante el claro desinterés y cinismo posterior que los políticos han mostrado ante la convocatoria. 
Hoy (escribo este artículo en domingo) siguen apareciendo encuestas que dan una ventaja clara al partido de Albert Rivera en intención de voto. Es verdad que falta más un año para las municipales y quizás dos o tres hasta que haya consulta electoral para conformar un nuevo parlamento y un nuevo gobierno pero parece que la tendencia que se comenzó a marcar tras el pasado verano y acentuó tras la victoria de Inés Arrimadas en las elecciones catalanas, se consolida.

Y como es importante ir tomándole el pulso a esta formación porque puede gobernar el país, es importante recordar el papel de Cs en esta huelga feminista. Más aún cuando el viernes 9 escuché atónito unas manifestaciones de su líder afeando al partido en el gobierno que se subiera a la ola a última hora «demostrando un alarde de oportunismo político». 

Ciudadanos que había afirmado hace seis días que no apoyaba la convocatoria porque «no era anticapitalistas» se declaran ahora «encantados de liderar el movimiento transversal feminista». Que me explique alguien cómo se pasa de ningunear un llamamiento que no había sido convocado bajo ninguna ideología en particular a «liderar» la iniciativa. ¿Sobre qué otras cosas piensan cambiar de opinión de un día para otro si el viento favorable lo recomienda? ¿Sobre la sanidad pública? ¿Sobre la educación?

Y si Ciudadanos ha dado una lección más de su nebulosa ideología (ideología a la carta podríamos llamarla) el Gobierno sí que se ha lucido. Ya Rajoy disparó primero en una entrevista radiofónica respondiendo al interlocutor que le interpelaba sobre la brecha salarial «No nos metamos en eso». Atención a la composición de la frase: «en eso». Considera la flagrante desigualdad salarial entre hombres y mujeres como algo mmmm no sé: ¿tabú? ¿inconveniente? El presidente fiel a si mismo quiso venir a decir «calle, calle no me pregunte sobre eso…vaya lío». Tras este brillante apunte salieron las principales mujeres de su partido en un arranque de conciencia de clase a defender que ellas harían huelga «a la japonesa» sea lo que sea esa modalidad que ha resultado finalmente un invento.

Y, ¿qué decir del PSOE? Pues, desaparecido en combate. Se ha hablado más estos días en Madrid de cómo la «vieja guardia» le está devolviendo golpe por golpe a Pedro Sánchez su falta de apoyo a Elena Valenciano en Europa que de las múltiples razones que otorgaban sentido a esta huelga.

Espero que igual que las mujeres han estado muy vigilantes y beligerantes con que nadie se apropiara de esta jornada no permitan que esto pase como si nada, como una marea que se convierte en un soufflé, una «ocurrencia» (masiva eso sí) como diría M. Rajoy. Nosotros por nuestra parte intentaremos en nuestros círculos de actividad que no pase.

 

* Periodista. Javier Pons Inició su carrera en Radio Reus. Ha sido director de “El Terrat”, director de TVE y CEO de Prisa Radio. Actualmente dirige la productora Globomedia (Mediapro).

Temas

Comentarios

Lea También