Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La conexión con el puerto

Francisco Montoya

Whatsapp

Ayer pasé por el paso subterráneo de peatones de la Plaça dels Carros, el que sirve para salvar la vía del tren y alcanzar la zona portuaria y que, se supone, está equipado con escaleras mecánicas y ascensores. Reconozco de entrada que mi muestra no tiene valor científico –ni ánimo de tenerlo, la verdad–, pero es, al fin y al cabo, lo que como ciudadano me he encontrado: desde que se estrenó en 2012, habré cruzado por allí una veintena de veces. No me prodigo por la zona, ya ven. El caso es que en todas ellas, menos en una, encontré algo estropeado. Ayer a mediodía, por ejemplo, de las cuatro escaleras mecánicas funcionaban sólo dos –con la mala suerte, además, de que las dos eran del mismo tramo, el de acceso desde la Plaça dels Carros–. La única vez en que me lo encontré todo en orden fue, oh casualidad, el pasado 5 de enero de camino al Serrallo para ver la llegada de los Reyes Magos. Ojo. No me parece mal que el día en que pasa más gente por allí se preocupen sus responsables de que nada falle y, de paso, cuiden así su reputación. Pero tampoco debería despreciarse al usuario cotidiano.

Y, a todo esto, seguimos esperando que Fomento acometa la segunda fase de ese proyecto, que es la construcción de un paso subterráneo para vehículos. Esquerra presentará en el pleno del Ayuntamiento del lunes una moción instando a Fomento a cumplir con ese compromiso inaplazable. El tráfico de la Part Baixa necesita ese desahogo. Y Tarragona necesita esa conexión con su frente marítimo. Haría bien la ciudad en reclamarla con la misma vehemencia que pide, por ejemplo, la reforma de la estación de tren.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También