Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La cuenta atrás

Ya hay un plazo. ¿Qué son 58 días en la Historia del Tiempo? Apenas un soplo

Manuel Alcántara

Whatsapp

Lo que se veía venir ha llegado. El viento de marzo nos ha traído, con el fracaso de Pedro Sánchez, al que le dio la ventolera de querer ser presidente a toda costa, el acercamiento de unas nuevas elecciones generales. La búsqueda de acuerdo no ha dado frutos, sino piedras. «Con el viento, con las piedras», que dijo Pepe Hierro. Hallarlo no solo era más dificultoso que encontrar una aguja en un pajar, sino que encontrar un pajar en una aguja, pero al menos ya hay un plazo: 58 días. ¿Qué son 58 días en la Historia del Tiempo? Apenas un soplo, como es la vida en algunos tangos tan llorones como metafísicos. Lo grave es que entre nosotros los días de ayer regresan porque los calendarios tienen vuelta de hoja. Una nota del servicio de inteligencia de la Policía alertó hace ya cuatro años de las irregularidades del Canal de Isabel II y del célebre ático adquirido por el expresidente de Madrid Ignacio González. En la llamada red Púnica todavía no han caído todos los peces gordos que se comieron a los chicos, antes de deglutir el presupuesto, pero seguimos creyendo en la Justicia con mayúscula y hasta estaríamos dispuestos a comprarle unas muletas por suscripción, a ver si llega antes.

Nadie se libra de sospechas si se ha tuteado con el dinero, y por eso abundan las calumnias, incluso las verdaderas. La única prueba, que también es refutable, ya que hay golpes de fortuna, es cómo vivían antes y cómo viven ahora, después del sacrificio. Hasta el presidente brasileño Lula da Silva, que tiene nombre de cupletista, ha sido detenido durante unas horas para responder por la corrupción de una petrolera estatal. El expresidente asegura que no se ha llevado nada, pero la Fiscalía tiene la seguridad de que existen indicios de que es uno de los principales beneficiarios de los desvíos. Ahora le llamamos desvíos al producto de lo que roban los de derechas y los de izquierdas. Quizá acertemos en la denominación porque son ambidextros.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También