Opinion El mirador

La estatua

ÁLEX SALDAÑA

Whatsapp
La estatua

La estatua

La ola revisionista y de lo políticamente correcto que se ha instalado en el mundo a raíz del deplorable asesinato de George Floyd a manos de un policía blanco en Estados Unidos se ha cobrado otra víctima: la estatua de Isabel la Católica y Cristóbal Colón que desde hace más de un siglo preside la entrada del Capitolio de Sacramento, la capital de California, que ahora ha sido considerada racista y, al parecer, «ofende a los indígenas americanos», según el Legislativo de ese estado norteamericano. Pero la obra, realizada con mármol de Carrara a finales del siglo XIX por el escultor Larkin Goldsmith Mead, sí tiene quien la quiera. La asociación de vecinos ‘Fray Hernando de Talavera’, de Talavera de la Reina (Toledo), ha enviado una carta al mismísimo gobernador de California, Gavin Christopher Newsom, pidiéndole la efigie. «Nosotros no sentimos vergüenza de nuestra historia, conscientes de que hubo errores, pero sabiendo lo injusto que supone juzgar el pasado desde el punto de vista de la sociedad actual. Hace más de cinco siglos Isabel la Católica fue precursora de los Derechos Humanos, pues cuando aparecieron en Castilla indios caribes como prisioneros ella ordenó que debían liberarse de inmediato y decretó en su testamento que los nativos americanos eran castellanos y, por tanto, libres», defiende este colectivo vecinal, que lleva el nombre de quien fuera confesor y consejero de la reina Isabel. Pues sí, muy a menudo los ciudadanos de a pie demuestran más sabiduría y sentido común que los políticos que les representan. Que les den la estatua. Les servirá para explicar la historia. Con sus luces, que las hubo, y con sus sombras, por supuesto.

Temas

Comentarios

Lea También