Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La extrema derecha y el Brexit

La extrema derecha se ha apuntado de prisa al Brexit con la intención de que a renglón seguido se extienda a otros países europeos

Whatsapp

La semana pasada, al día siguiente del asesinato de Jo Cox y en vísperas del Brexit, se reunieron en Viena ocho grupos europeos de extrema derecha convocados por la jefa de filas del Frente Nacional francés, Marine Le Pen. El anfitrión ha sido el líder de FPÖ austríaco, que a punto ha estado de ganar las elecciones presidenciales de su país, y han participado representantes de Chequia, Italia, Reino Unido, Alemania, Bélgica y Rumania. Naturalmente, el apoyo al Brexit ha sido vehemente y total. Como era de prever, las conclusiones del cónclave han sido claramente nacionalistas, con una clara instigación del miedo al inmigrante y la exacerbación de un patriotismo rancio y desaforado. Además, los apóstoles de la intransigencia y de la insolidaridad defienden el derecho a la singularidad de cada país y un referéndum en todos ellos sobre la UE, que sería la «quimera en la que el pueblo ya no cree». Fueron necesarias dos atroces guerras mundiales para que las «singularidades» nacionales dejaran de intentar sobreponerse a las del vecino y cedieran ante la lógica y la ética de una integración europea, basada en los valores comunes, que son muchos y magníficos, y no solo en los intereses económicos. Tampoco es extraño que los epígonos del nazismo y del fascismo intenten ahora arruinar, con la complicidad de temerarios como Cameron, la magna obra de paz que hemos construido con no pocos esfuerzso en los últimos años.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También