Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La información gratis no existe. Cada vez somos más leídos; pero peor pagados

Paradoja. Hoy los profesionales de la noticia vemos peligrar nuestra subsistencia pero nunca ha estado más clara nuestra misión: proporcionar la información libre y plural que permite a una sociedad prosperar en libertad

LLUÍS AMIGUET

Whatsapp
LLUÍS AMIGUET

LLUÍS AMIGUET

¿Para qué servimos los periódicos y los periodistas hoy? ¿Aún tenemos sentido cuando cualquiera puede publicar en la red desde cualquier sitio cualquier cosa en cualquier momento?

La respuesta es una paradoja que nos asfixia: cada vez somos más leídos; pero peor pagados. La última prueba de que aún hacemos falta es que ustedes estos días, con su salud en juego, han leído cabeceras de prestigio como ésta; por eso, se disparó nuestra audiencia… Pero no las suscripciones digitales.

Y no les voy a engañar: no hay nada gratis. Si usted no paga por la información que elige, acabará recibiéndola con sesgo partidista y falsedades interesadas.

La alternativa son las ‘fake-news’ interesadas, que pagamos con nuestro tiempo y atención

Antes de Internet las empresas informativas independientes vivíamos del quiosco; pero, sobre todo, de la publicidad. Y les voy a confesar que a mí me molestaba que interrumpiera los informativos de la SER Tarragona, donde empecé a trabajar; o con Carles Francino en la Cope de Reus. Mi abuelo tenía una imprenta y mi padre trabajó en este diario, donde yo empecé a escribir y se alegraban de cada anuncio que entraba; pero yo consideraba una rémora las páginas de clasificados y las esquelas…

Y ahora me doy cuenta de que no sólo eran valiosa información local y el pulso de nuestra actividad económica y social; sino también, la garantía de nuestra independencia.

Cometimos el error de dar toda nuestra información gratis en la red. Y Google, Facebook y demás plataformas la aprovecharon como contenido gratuito para ir quedándose también con los anuncios.

Hoy los profesionales de la noticia vemos en peligro nuestro modelo de subsistencia; pero nunca ha estado más clara y vigente nuestra misión: proporcionar la información libre, diversa y plural que permite a una sociedad prosperar en la libertad.

La alternativa son las fake-news interesadas, que pagamos con nuestro tiempo y atención; o el descaro partidista de las televisiones gubernamentales que mantenemos con nuestros impuestos.

¿Qué tienen en común los países con mayor bienestar del planeta: Dinamarca, Suecia, Noruega, Nueva Zelanda, Canadá…? Son sociedades con grandes diarios por su libertad de criterio, su pluralismo y su efectividad al velar por el bien público. Y avanzan ahora, con Suecia al frente, hacia modelos de suscripción masiva on-line.

Estos días, con su salud en juego, se ha disparado nuestra audiencia pero no las suscripciones digitales

Es el único camino que evitará que dependamos de los partidos políticos -o al menos de uno sólo- o que, simplemente, desaparezcamos. Y está en manos de ustedes, queridos lectores que aún me leéis gratis (porque estáis pagando sin daros cuenta la información de los medios públicos), que podamos mantener cabeceras de prestigio.

Pago directo o vía impuestos

Mark Thompson, presidente de The New York Times y exdirector de la cadena de televisión BBC, me explicó en el año 2017 cómo sería el futuro de la información en las sociedades más prósperas y avanzadas: o pagamos la suscripción digital a un diario como el Times; o pagamos la información con nuestros impuestos, como en su antigua empresa, la BBC, que ha logrado un modelo público independiente, ahora atacado por el primer ministro británico Boris Johnson. La BBC ha sido nuestro paradigma de rigor informativo durante más de un siglo.

El norirlandés Aidan White, secretario general de la Federación Internacional de Periodistas (IFJ, en sus siglas en inglés), me lo resumió en una pregunta: «¿Por qué el estado puede subvencionar -sin dirigirlo- un gran ballet y no un gran diario?».

* Periodista. Lluís Amiguet es autor y cocreador de ‘La Contra’ de ‘La Vanguardia’ desde que se creó en enero de 1998. Comenzó a ejercer como periodista en el ‘Diari’ y en Ser Tarragona. 

Temas

Comentarios

Lea También