Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion editorial

La injusta agonía del CF Reus

La suspensión del partido contra el Las Palmas de hoy supone que el club rojinegro ya tiene un pie fuera de la competición

 

Diari de Tarragona

Whatsapp
Los jugadores del Las Palmas al llegar al aeropuerto de Barcelona. UD RADIO

Los jugadores del Las Palmas al llegar al aeropuerto de Barcelona. UD RADIO

El calvario que atraviesa el CF Reus tuvo ayer la estación más dolorosa de las padecidas hasta ahora. El juez de disciplina social de LaLiga decidió suspender el partido que el CF Reus debía disputar esta tarde contra el Las Palmas en el estadio de la capital del Baix Camp. A media tarde la Real Federación Española de Fútbol había dado su visto bueno a la celebración del encuentro y el equipo canario volaba rumbo al aeropuerto de El Prat. La opinión del presidente de LaLiga, Javier Tebas, pesó para la decisión final al considerar que «el Reus no puede competir. LaLiga es organizadora de la competición y ha decidido suspender los derechos a uno de sus afiliados». Los intereses de la RFEF y LaLiga no son coincidentes, pero de momento ha sido LaLiga quien ha logrado imponer su criterio. Hoy no habrá partido. LaLiga quiere excluir al CF Reus por razones que entran dentro de la materia económica, mientras que la RFEF no ve exclusión posible de la competición ya que no se dan los motivos deportivos imprescindibles para proceder a la suspensión del club. Las doce fichas necesarias para competir que exige el reglamento el CF Reus las tiene. No obstante, el juez de disciplina de LaLiga ha decidido suspender los partidos del CF Reus como medida provisional al expediente que tiene abierto el conjunto rojinegro. El objetivo es garantizar que si finalmente el CF Reus no encuentra comprador, su participación parcial en la competición no distorsione la clasificación. En estos momentos, con  la primera vuelta terminada, todos los equipos han disputado un encuentro con el Reus, con lo que estarían en plano de igualdad. Con el partido frente al Las Palmas se inicia la segunda vuelta. Una suspensión posterior del Reus complicaría la «pureza de la competición». En definitiva, el partido se suspende para que puedan agotarse los plazos de los que dispone el CF Reus para encontrar comprador o alguien que asuma la deuda. Consumado el plazo, la suspensión será definitiva. Y mientras, jugadores, empleados del club y  aficionados sufren un tormento imperdonable.


 

Temas

Comentarios

Lea También