Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

La inspección de edificios, un fiasco

La obligación de pasar la Inspección Técnica de Edificios choca con la cruda realidad de las penurias económicas de los vecinos

Diari de Tarragona

Whatsapp

La normativa que obliga a los edificios construidos con anterioridad a 1960 a pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE) es un fracaso estrepitoso. En el caso de la provincia de Tarragona, no llegan al diez por ciento los inmuebles que han pasado dicha inspección, lo que significa que 9.536 bloques tarraconenses incumplen las leyes de seguridad urbanística. Seguramente, los propietarios desconocen que tal incumplimiento puede acarrear sanciones que van de los 9.000 a los 90.000 euros. Para subsanar el problema, la Generaliat ha iniciado una campaña informativa para recordar la obligación de revisar los habitáculos. Sin embargo, el problema no es sólo de falta de información. En primer lugar tenemos poca cultura de mantenimiento de los bienes inmuebles. Impera el convencimiento de que con la adquisición de un piso terminan las obligaciones con el mismo. Es curioso que no sucede igual en el caso de los vehículos. El hábito de pasar las revisiones está generalizado. En cambio, en los edificios, a la falta de cultura de conservación se ha sumado el problema de la crisis y el incremento de la morosidad en las comunidades de vecinos. No son pocas las propiedades que acumulan deudas por parte de los inquilinos. A la rémora de soportar el impago de los gastos comunitarios resulta imposible sumar otro dispendio para pasar la ITE y lo que es peor, asumir las previsibles reparaciones. Se pueden dictar leyes, pero otra cosa es cumplirlas.

 

Comentarios

Lea También