Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿La libertad de expresión incluye la agresión?

Whatsapp

Al festival Drag de Las Palmas que premia la burla a la Virgen y a Cristo de su nueva «reinona» les digo: «¡Valiente masa ebria de estupidez, increpando, escupiendo, azotando a Jesús preso, manso... camino del Calvario para salvarlos a todos!» Todo ello, sin faltar a persona alguna, a lo que probablemente se respondiera con insultos, rasgando vestiduras y berreando como plañideras.

Alguno dirá: «es libertad de expresión»; y yo pregunto: ¿la libertad de expresión incluye la agresión? Sí, he dicho agresión. Y me explico: en el ámbito laboral hay tipificados cuatro tipos de agresión: física, simbólica, económica y verbal. El tema que nos ocupa es una agresión verbal en toda regla pues se entiende como «Uso de la palabra y/o gestos por la persona agresora para ofender, insultar, injuriar, difamar, desacreditar, ridiculizar, ultrajar, amenazar, intimidar, atemorizar, etc., la persona agredida.

A veces, va precedida, acompañada o seguida de otras manifestaciones de agresión.» El hecho de que dicha agresión se produzca en un ambiente festivo, análogamente a lo que me contestó el Consell Audiovisual de Catalunya, a una queja que formulé por un programa de radio que insultaba al Papa y los cristianos, no es en absoluto un atenuante.

Si acaso el bochornoso espectáculo cuenta con el agravante de haber sido televisado y calificado como ¡¡apto para mayores de 7 años!!

Libertad para expresarse, sí; para agredir a los demás, no; y para educar a los niños en el odio y la zafiedad, menos.

Pablo de Noguera Arnal

(Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Comentarios

Lea También