Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La perversa táctica yihadista

La demencial estrategia del Estado Islámico logra una rentabilidad inmediata, pero jamás alcanzará sus fines últimos
Whatsapp

Al menos 37 muertos en un tiroteo en una playa de Susa, en Túnez, un decapitado en una fábrica entre Lyon y Grenoble y 25 muertos en una mezquita del emirato de Kuwait, es el trágico balance provisional de un sábado negro en vigilias del primer aniversario del Estado Islámico, en plena celebración del ramadán. La estrategia del terror por el terror, llevado a los extremos más inhumanos desplegó ayer una batería de repertorios inimaginables. La magnitud de los ataques ha llevado al Ministerio del Interior español a elevar al nivel 4 la alerta antiterrorista sobre un máximo de 5, tras la primera reunión de la comisión del Pacto de Estado contra el terrorismo yihadista, firmado con el PSOE y convocada de urgencia tras estos atentados. Sin embargo, la demencial estrategia del EI logra una rentabilidad inmediata. Los efectos de su estrategia sobre la industria turística de Túnez son devastadores. Es lo que buscan, debilitar a los estados que consideran enemigos. Como describe el experto en seguridad y defensa Francisco Rubio, «el terror implantado por el Estado Islámico se asienta en dos lógicas: la lógica del castigo, para acabar con el apoyo de la población al esfuerzo bélico, y la lógica del miedo, para minar la capacidad de combate del enemigo». Son, sin embargo, principios de estrategia bélica caducos y que no revelan más que la degeneración de los líderes yihadistas. Sólo la estrategia común de Occidente podrá combatir a este enemigo perverso.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También