Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Opinion EDITORIAL

La política, el objetivo central

El nuevo president del Parlament se conjura para ‘poner las instituciones al servicio y en manos de la ciudadanía’.

 

Diari de Tarragona

Whatsapp

Por mucho que los nubarrones sobre la coyuntura política de Catalunya se resisten a escampar, toca ser optimistas, vamos a desear que se conviertan en realidad las palabras del flamante nuevo y joven president del Parlament de Catalunya, Roger Torrent: “En lo que depende de mí trabajaré para que la política vuelva a situarse en el centro. Conjurémonos para recuperar las instituciones y ponerlas al servicio y en manos de la ciudadanía (...). Que el progreso social sea un objetivo irrenunciable de este Parlament». Para que todos estos deseos del todavía alcalde de Sarrià de Ter se conviertan en realidad harán falta muchos esfuerzos de reconciliación y de diálogo. Los independentistas habrán aprendido la lección de que el unilateralismo no conduce a nada y es inviable ante la fuerza y los recursos de toda índole de un Estado potente. Cualquier objetivo político no tiene viabilidad posible si no se gestiona desde los cauces democráticos. Forzar la legalidad hasta la rotura de las costuras del marco constitucional sólo conduce a la casilla de salida, donde se encuentra ahora el autogobierno de Catalunya. Por tanto, por el bien del país y de los ciudadanos que están padeciendo la inacción del gobierno autonómico, es imprescindible y urgente recuperar la normalidad institucional, rearmar el normal funcionamiento del Parlmaent para que legisle dentro de su ámbito de actuación, y del Govern para que gobierne. Para que todo ello sea posible, la sesión de investidura del nuevo president debe desarrollarse en el más estricto marco legal y reglamentario, tal como se hizo ayer la sesión de constitución del Parlament y la elección de la Mesa. La restitución de Puigdemont a la presidencia del Govern como candidato que aglutina la mayoría de apoyos parlamentarios no es viable por muy justa que pueda parecer en términos políticos. Si realmente se piensa en el país en primer término, la coalición independentista mayoritaria debe proponer otro candidato que pueda conseguir el objetivo proclamado ayer de que la política vuelva a ser el objetivo central.

 

Temas

Comentarios

Lea También