Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La postal navideña

Whatsapp

Casi inexistente. Las nuevas tecnologías la han eliminado por las felicitaciones electrónicas. Sin embargo tenía «su aquello» el hecho de abrir el buzón de correos y encontrar una misiva con el nombre y dirección personal y con su sello tachado por la entidad. Dentro de no mucho tiempo auguro, será material de anticuario. Recuerdo la felicitación del basurero, el butanero, el sereno, els Gegants y algunos otros yendo de casa en casa para recoger su aguinaldo, todos ellos merecedores del mismo. Permítanme que felicite entre otros, a aquellos que suben las escaleras hasta un quinto piso cargando sobre sus hombros la bombona de butano con una sonrisa de oreja a oreja y que además es capaz de atender a un ama de casa en la petición de sujetar la escalera para que pueda colgar sus cortinas. Al cartero que es capaz de poner en el buzón que corresponde aquel sobre que la dirección que lleva es totalmente inteligible, o al doctor que a pesar del tiempo transcurrido te pregunta cómo te encuentras de salud. En mi caso las felicitaciones que recibo, aunque pocas, las agradezco y el hecho de abrir el sobre no es comparable con las señales acústicas de los WhatsApp. Las expongo junto al pesebre familiar. El encanto de elegir la postal, escribirla poniendo en ello los mejores deseos, la compra del sello y buscar el buzón para tirarla a día de hoy es todo un reto. Resulta ser demasiado estresante, demasiado esfuerzo comparado con el clic del dedo en una simple tecla.

Visitación Juárez Laiz (Tarragona)

Temas

  • CARTAS AL DIRECTOR

Lea También