Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La radio pública

¿Los que se han tomado el día festivo son indignos de ser contados entre los catalanes?

Juan Ramón Ortega

Whatsapp

Oigo en Catalunya Informació el programa especial que se dedica a la Diada. Emiten un corte con unas declaraciones de Andrea Levy, diputada por el PP en el Parlament. Luego no analizan lo que ha dicho, sino que arremeten contra el tono que ella emplea con una saña carente de toda moderación, se quitan unos a otros la palabra para irla lapidando. Después al Estado, al Tribunal Constitucional, a España, al presidente del Gobierno, a diferentes ministros… Están eufóricos por el éxito de las manifestaciones y rabiosos por la frustración. Alguien pontifica diciendo que es un ignorante aquel que no sepa que el ‘problema’ catalán no es algo de hoy, sino que arranca en 1714. ¿Por qué 1714, con el final de la guerra de Sucesión? –le preguntaría–. Y me daría una respuesta previsible y poco fundamentada. ¿Y por qué no con el Compromiso de Caspe? ¿O aquello fue una solución? ¿O quizá fuera con la Renuncia de Zaragoza? Pero no, no estaban para discusiones históricas. Y nadie sensato se plantearía llevarles la contraria. Repiten una y otra vez la palabra conflicto.

Interrumpen de vez en cuando la exaltada y monolítica tertulia para dar información de los diferentes atascos en la red de carreteras catalanas. Las autopistas están colapsadas. Es raro que los coches hayan salido este fin de semana a la carretera sin sus dueños, ya que éstos estaban todos celebrando la Diada con pancartas y banderas, y no disfrutando de un cálido día de asueto. ¿O acaso los que se han tomado de manera lúdica el día festivo son gente frívola, sin conciencia política e indigna de ser contada entre los catalanes? ¿Y los que nos hemos quedado en casa? ¿Y los que se han manifestado de otras formas? Pero los locutores no caen en la contradicción de que o bien la manifestación representa a Cataluña o son los atascos igualmente multitudinarios los que lo hacen. Deberían de ser consciente de ello cuando están retrasmitiéndolos. Además, insisten en que están en una radio pública. Insisten y vuelven a insistir. ¿Si es pública, por qué no informan de todo lo que pasa en Cataluña, y por qué no son imparciales?

Claro, que lo que significa que sea pública no lo tienen bien asimilado desde el momento en que no saben reconocer, o no saben, que el mayor representante del Estado en Cataluña es el presidente de la Generalitat, el señor Carles Puigdemont, el mismo que estaba al frente de la manifestación que pedía independizarse. Ese desdoblamiento de personalidad en la vida corriente sería preocupante para su entorno, para su familia, para su trabajo. En la vida pública, al igual que en la empresarial, esta incoherencia le debería incapacitar para seguir en ese puesto. Pero estas contradicciones sólo son risibles cuando vienen de Madrid. Aquí estamos cargados de razones, somos sensatos y congruentes.

En el caso de la emisora de radio, si estamos hablando de una emisora de titularidad pública, de Catalunya Informació, deberían saber que es estatal. De todos, incluida la parlamentaria Andrea Levy.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También