Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La señora alcaldesa ni está ni se la espera

La alcaldesa de Cambrils no acudió a la fiesta de la Guardia Civil

Patricia de Miguel

Whatsapp

La semana pasada tuve el honor de asistir, por primera vez en Cambrils, a un evento que me hacía especial ilusión. El 12 de Octubre se celebra, como ustedes saben, el día de la Hispanidad. Dados los tiempos que corren, podrán imaginarse la simbología que para muchos supone ese día del calendario. Si una lleva sangre aragonesa, como es mi caso, celebra también el día de la Virgen del Pilar. Pero además, es también el día de la Patrona de la Guardia Civil. Y acudí. Se celebró una Misa y a continuación ofrecieron en el cuartel un aperitivo para todos los invitados. Nada que no suceda cada año. Sin embargo hubo algo que me dejó un sabor amargo.

«¿Dónde está la alcaldesa?», pregunté. «Por primera vez, no ha venido, ni vendrá». Y el acto continuó sin más. Pero aquello me hizo reflexionar. Más allá de los valores o sentimientos que la institución representa, ese cuerpo está formado por personas que se entregan cada día a una respetable labor, muchas veces a cambio del más puro desagradecimiento. ¿Acaso no merece la Guardia Civil, igual que los Mossos d’Esquadra o cualquier otro cuerpo policial, un reconocimiento?

Quizá la figura institucional más importante del municipio no creyó necesario que la Guardia Civil se sintiera representada o apoyada. Les confieso que me hubiera merecido un profundo respeto ver allí a la señora alcaldesa demostrando que gobierna para todos los cambrilenses. Lástima que no fue así.

Sin embargo hubo una cita a la que no faltó. El día 15 de octubre Artur Mas acudió a declarar a los juzgados de Barcelona porque está imputado por 4 delitos: desobediencia, obstrucción a la justicia o usurpación de funciones, prevaricación administrativa y malversación de fondos públicos. Y allí estaba ella, la señora alcaldesa de Cambrils junto con 60 alcaldes más, fajín y vara en mano acudieron a Barcelona para apoyar a su «President». ¿Ha olvidado que su obligación es representar a todos los ciudadanos? Así las cosas toca una última reflexión. A ver si lo he entendido bien. ¿La señora alcaldesa reniega de aquéllos que hacen cumplir la ley pero apoya sin condiciones a aquellos que la incumplen? Señoras y señores, juzguen ustedes.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También