Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La tontería

Nos echamos las manos a la cabeza con la foto de los selfies con Hillary Clinton...hasta que descubrimos el pastel

Rafael Servent

Whatsapp
La foto viral de Clinton.

La foto viral de Clinton.

Nos echamos las manos a la cabeza con la foto de los selfies con Hillary Clinton, en plena campaña para las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Esa foto de la candidata Clinton subida en una tarimita, al otro lado de una valla, saludando a un montón de espaldas (y de culos) ajenos a ella, que sólo la utilizan como fondo, como paisaje, como trofeo. El megaselfie multitudinario y la candidata solitaria. Nos echamos las manos a la cabeza... y le damos al emoticono de los ojos como platos y la boca abierta.

Hacemos click en medio de un timeline salpicado de selfies de ‘spornosexuales’ sin camiseta que nos muestran cómo avanza su plan para conseguir un ‘six-pack abs’, con su rutina de doce semanas programada en la aplicación de Runtastic. Enseñando cuadraditos. Fardando de tableta en el espejo. O de bíceps. O de lo que sea que quede en la epidermis.

Pero le seguimos dando al emoticono de asombro. Y lo hacemos entre ‘memes’ de Misha, el youtuber preadolescente del momento. Ese niño checo de nueve años que lleva más de 32 millones de reproducciones con la pegajosa cancioncilla que él y su hermano mayor han perpetrado, repitiéndonos machaconamente cómo juega al Pokémon Go cada día, con cara de no haber pegado ojo en toda la noche.

La superficialidad. La tontería. Y, en medio de todo eso, la pobre Clinton... Hasta que descubrimos el pastel. Y nos cuentan que la foto del macroselfie no es un símbolo de ninguna juventud egocéntrica y sin valores. Que los que no se enteran son otros, no los millennials. Porque fue la propia Clinton la que imploró lo del selfie. La tontería estaba al otro lado de la valla. Ahora sí, le damos al emoticono ojiplático.

Temas

  • OPINIÓN & BLOGS

Comentarios

Lea También