Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Opinion

La unión bancaria

Ahora se trabaja la unión bancaria. Más vale tarde que nunca y sirva este recordatorio de cómo no hay que hacer las cosas
Whatsapp

Nadie dijo que el proceso de Unión Europea iba a ser fácil y cómodo; quizá alguno si lo pensaba cuando se construyó el euro como moneda única sin los instrumentos imprescindibles para su buen funcionamiento. Se advirtió pero la ola en el año 2.000 estaba con una cresta de esplendorosa liquidez como para plantear problemas de soberanía y tiranteces políticas que ensombrecieran un proyecto tan espectacular. El euro era necesario pero acompañado de una coordinación real de las políticas económicas de todos los países, una armonización fiscal ineludible y un Banco Central Europeo con competencias independientes del poder político, sobre todo del berlinés. Ahora se trabaja la unión bancaria. Más vale tarde que nunca y sirva este recordatorio de cómo no hay que hacer las cosas para afrontar dos desafíos europeos vitales en este momento: la inmigración y la industria de Defensa. Hemos comprobado lo que ocurre cuando no se actúa como Unión Europea, sino que mandan los intereses individuales y, por tanto, los de los poderosos. Desastre a la vista. El problema de inmigración irregular no debe afectar únicamente a los países del sur, sino que se precisa de una política común de todos los países europeos, repartiendo entre todos compromisos, responsabilidades, cargas, gastos y solidaridad. Es un problema de seres humanos, de Estados fallidos, de lucro mafioso y la solución principal vendrá con el desarrollo económico.

Temas

  • EDITORIAL

Comentarios

Lea También